Road to the Village | G-Virus: el camino a la inmortalidad

RTV_GVirus_Interior
Umbrella no se despega de sus tradicionales traiciones durante el desarrollo del virus G, uno de sus últimos grandes productos.


Nuestro camino a través de los eventos mas importantes en la historia de Resident Evil sigue en marcha y hoy nos toca hablar de un tema muy interesante; hemos estado preparando el terreno en entregas recientes para traerlo a flote. Antes de empezar, les recomiendo que si se perdieron nuestras dos artículos anteriores vayan y les den una leída ya que serán muy importantes a continuación: en el primero de ellos hablamos acerca del parásito NE-α y en el otro contamos la triste historia de la emblemática Lisa Trevor, piezas claves en el desarrollo del famoso virus G.

El virus G no pierde la costumbre creada por Umbrella respecto a sus productos virales, ya que al igual que el –ahora lejano– virus Progenitor y su evolución, el virus T, el desarrollo del G estuvo rodeado de altas expectativas que terminaron en un lío lleno de traiciones y víctimas fatales.

Acompáñenme a explorar la historia de esta famosa cepa viral y conozcamos las razones por las que es una de las mayores amenazas a nivel global en la actualidad de la franquicia.

Un fallo como el origen de todo

Un solo nombre, Lisa Trevor. Recordarán que fue uno de los nombres mencionados en nuestro primer artículo, aquella explicación sobre el virus Progenitor. Poco a poco fuimos viendo la importancia de Lisa en ciertos momentos de la historia, y a pesar de que en nuestro artículo anterior conocimos el final de su camino, la relevancia de Lisa llegó mas allá de las paredes de los laboratorios de Arklay; todo gracias a un hombre, William Birkin.

¿Recuerdan que Birkin y Albert Wesker inocularon un ejemplar del parásito NE-α en Lisa? Para no dar tantas vueltas al asunto, dado que ya lo explicamos anteriormente, nos enfocaremos en lo que ocurrió después de que el cuerpo de Lisa asimiló el parásito, y ahí es donde entra William.

Mientras que en su exterior los cambios no eran más que los tentáculos característicos del NE-α, dentro del cuerpo de Lisa sucedían cambios a nivel celular producto de los diferentes virus a los que había sido expuesta. Lo que a simple vista parecía una falla en el experimento inicial fue examinado por Birkin, quien después de diversas pruebas encontró algo extraño en la mujer.

Lisa Trevor

Birkin descubrió que el virus Progenitor estuvo incubando desde que fue inyectado en el cuerpo de Lisa y al combinarse con el material genético del NE-α dio origen a una nueva cepa con el poder de superar incluso lo que se había logrado hasta ese momento con el virus T. De esta manera fue que en 1988, poco después de inocular el parásito a Lisa, Birkin dio inicio al proyecto de su vida: el virus G.

¿Qué hace tan especial al virus G?

Desde que empezamos a hablar de Lisa Trevor hemos mencionado su importancia en el desarrollo de G, pero sé que muchos se preguntarán, ¿qué es o en qué consiste dicho virus? Bueno, haré uso de las palabras del propio Albert Wesker para tratar de darle una explicación.

Lo que hace especial al virus G en comparación con el virus T es la habilidad que le da al huésped para mutar constantemente. En el caso del T, para producir una mutación apropiada es necesario que el ADN del huésped sea compatible. Un ejemplo de esto es el caso de la producción en masa del modelo Tyrant T-103, creados a partir del ADN de Sergei Vladimir, uno de los pocos seres humanos compatibles para crear una mutación adecuada con el virus T y dar origen a un Tyrant. Técnicas como radiación podían ser usadas para estimular un resultado exitoso, pero no era lo adecuado.

Con el G ocurre lo contrario, ya que el virus hace mutar al huésped incluso sin fuerzas externas o depender de la compatibilidad de su ADN. Estas mutaciones son totalmente impredecibles, ya que el virus buscaría los métodos necesarios para seguir transformando su cuerpo manteniendo al huésped vivo hasta niveles desconocidos. Debido a esto, la meta final de Birkin era crear una nueva humanidad, una especie de Humanos G basados en su descubrimiento. ¿Les suena conocido? En efecto, y por eso el proyecto llamó la atención de Ozwell Spencer.

Siguiendo los pasos de Marcus

Después de casi tres años, finalmente Birkin obtuvo la aprobación de Spencer para continuar formalmente con su investigación sobre el virus G, evento que fue aprovechado por Albert Wesker para dejar su puesto como investigador y ser transferido formalmente al departamento de información de Umbrella.

Debido al interés de Spencer en el proyecto, en el mismo año que fue aprobado se inició la construcción de unas instalaciones ubicadas bajo Raccoon City que servirían para la correcta investigación sobre G, lugar que posteriormente sería bautizado como NEST y al cual Birkin mudaría su trabajo formalmente en 1993. Al ser trasladado, tanto William como su esposa Annette fueron nombrados gerentes del lugar, empezando con una dedicada investigación que los haría incluso desatender a su propia hija, Sherry.

Durante este tiempo Birkin tuvo contactos con el jefe de policía de Raccoon City, Brian Irons, a quien le pagó grandes cantidades de dinero para que mantuviera alejados a los curiosos de las entradas al laboratorio subterráneo de Umbrella y detuviera cualquier posible investigación relacionada a los experimentos realizados en el lugar, e incluso, sus tratos incluyeron la facilitación de niños del orfanato de la ciudad para ser usados como sujetos de prueba.

Pero todos estos esfuerzos fueron en vano, ya que información sobre el virus G llegó a oídos de gente como el reportero Ben Bertolucci, quien sorprendió a Annette Birkin en una entrevista al tocar directamente el tema.

En las etapas finales del desarrollo de G, en 1998, Birkin empezó a sentir frustración con el comportamiento de los altos ejecutivos de Umbrella respecto a su investigación, y ambas partes empezaron a sospechar que la otra planeaba quedarse con toda la investigación, pensamientos alimentados por el incremento de pruebas realizadas por Birkin. El fantasma de la traición a Marcus empezaba a rondar el laboratorio de Birkin, pero él no estaba dispuesto a pasar el mismo destino que su antiguo maestro.

El pasado siempre vuelve

Siguiendo los pasos de su amigo Albert Wesker, William decidió ponerse en contacto con el ejercito estadounidense, ofreciéndoles el propio virus G para su uso como arma biológica a cambio de protección para él y su familia. Sabía que solo no iba a poder ganarle a Spencer y Umbrella, así que trató de asegurar su escape de forma que nadie de los suyos saliera afectado, pero como ya mencioné en su momento, nadie es mejor que Spencer en el juego de las traiciones.

La noche del 22 de septiembre de 1998, HUNK y el equipo Alpha de la U.S.S. fueron enviados por Umbrella a NEST con la misión de obtener muestras del virus G y arrestar a William Birkin por su traición a la compañía. El operativo marchaba de forma normal hasta que un miembro del equipo abrió fuego hacia William ante un intento de resistencia de este, hiriéndolo mortalmente y dando la oportunidad al equipo de tomar las muestras y escapar.

Pero William no iba a dejar que el trabajo de su vida le fuera arrebatado tan fácilmente. Ante la mirada preocupada de Annette, William se inyectó su propia creación, lo que le otorgó el poder necesario para dar alcance al equipo de Umbrella, eliminando a todos excepto a su líder y destruyendo las muestras robadas, las cuales fueron filtradas a las alcantarillas, esparciendo el virus, lo que dio origen al desastre biológico que acabó con Raccoon City.

La infección en Birkin es el ejemplo perfecto de lo que el virus G es capaz de hacer. Mientras William perdía su humanidad, su cuerpo pasó por diferentes mutaciones que llevaron su organismo al límite. Si Claire Redfield y Leon S. Kennedy no lo hubieran destruido es imposible saber hasta qué grado el cuerpo de William pudo seguir mutando debido al virus G.

Otra característica vista a causa del virus G es la posibilidad de que el individuo infectado pueda introducir embriones G a otros organismos, los cuales se comportarán de manera diferente según el ADN del nuevo huésped. Si el individuo que recibe el embrión no es compatible, el organismo se abrirá camino y saldrá del cuerpo del huésped, matándolo y empezando su ciclo de vida como organismo independiente. Claro ejemplo de esto es lo ocurrido a Brian Irons.

Al contrario, si el huésped tiene un ADN compatible, o bien, cuenta con una secuencia genética similar a la de la criatura G madre, es posible que el embrión se fusione totalmente con el cuerpo del anfitrión. Este fue el caso de Sherry Birkin, quien al ser inoculada con un embrión procedente de su padre William empezó un proceso de mutación diferente, que afortunadamente fue detenido gracias a la intervención de su madre Annette y Claire, pero dejó secuelas en su organismo debido a la exposición al virus G.

A la izquierda, Irons rechazando el embrión G. A la derecha, Sherry mutando debido a su compatibilidad genética.

A la izquierda, Irons rechazando el embrión G. A la derecha, Sherry mutando debido a su compatibilidad genética.

El virus G como objeto del deseo

A pesar de los esfuerzos de Birkin para que su creación no cayera en las manos equivocadas, diversas muestras del virus G fueron extraídas de Raccoon City antes de la destrucción de la ciudad y fueron usadas para diversos fines en los años siguientes.

Umbrella obtuvo las muestras que requería gracias a HUNK, quien a pesar de todas las dificultades consiguió terminar su misión con éxito. El virus G recuperado fue usado por la rama europea de la compañía para diversos experimentos, destacando la creación de una versión híbrida entre los virus T y G, llamada simplemente t+G. En 2002 algunas muestras de esta nueva cepa fueron robadas por Morpheus D. Duvall en venganza contra Umbrella, usando el virus en los eventos ocurridos dentro del crucero Spencer Rain.

A la par de HUNK, otra muestra fue extraída de Raccoon City por Ada Wong, quien consiguió el virus G y lo usó como moneda de cambio con Albert Wesker para poder escapar de la ciudad. Esta muestra fue usada por Wesker y La Organización para sus propios planes.

Otro individuo que tuvo éxito fue Frederic Downing –quien en ese entonces era investigador de Umbrella– logró salir de Raccoon con diversas muestras tanto del virus T como del G, usándolas para unirse posteriormente a WilPharma para el desarrollo de una vacuna para el virus T, con el fin de vender ambos al mercado negro de armas biológicas. En este evento debemos poner especial atención, ya que durante su desarrollo vimos en acción a otra criatura G.

Frederic Downing

Como parte de su plan, Downing usó a Curtis Miller para causar un brote viral de virus T en el aeropuerto de Harvardville. El motivo real de Downing era demostrar la necesidad del desarrollo de la vacuna de WilPharma y demostrar el uso en conjunto con el virus T a todos los grupos interesados en adquirirlo, legal o ilegalmente.

Después de perder a su familia en el desastre de Raccoon City, el doctor Curtis Miller, (antiguo investigador de WilPharma) molesto con la compañía por la experimentación con el virus T, usó una muestra del virus G para atacar uno de los laboratorios más importantes de WilPharma, inyectándose el virus y sufriendo una mutación similar a la ocurrida con William Birkin, siguiendo los mismos instintos vistos por él incluido el de reproducción, al buscar implantar embriones en su hermana, la agente Angela Miller.

A diferencia de Birkin, Miller no sufrió grandes mutaciones debido a su muerte en la esterilización del laboratorio y la pronta intervención del agente especial Leon S. Kennedy.

Curtis Miller

Por su parte, Frederic Downing, en su intento de escapar con muestras de los virus T, G y la vacuna anti T, fue detenido por Leon, Claire Redfield, y Angela Miller, poniendo a resguardo las cepas virales. A raíz de esto, WilPharma se declaró en quiebra y posteriormente fue adquirida por Tricell, por lo que todas las muestras virales e incluso los restos de Curtis pasaron a ser adquiridas por estos últimos. Por cierto, les recomiendo recordar el nombre de Tricell, lo ocuparemos más adelante.

Por último, ¿recuerdan que les comenté que Sherry tuvo secuelas debido a su exposición al virus G? Bueno, los remanentes del virus en su cuerpo le otorgaron ciertas habilidades especiales, tales como envejecimiento tardío y habilidades regenerativas, por lo que el Gobierno de los Estados Unidos tuvo que aislarla para evitar que cayera en malas manos, principalmente las de Albert Wesker. Lamentablemente esto no fue suficiente, ya que Derek Simmons tomó ventaja de su posición en el gobierno.

Simmons logró extraer muestras de las células G existentes en el cuerpo de Sherry para entregarlas a La Familia. Dichas muestras llegaron a manos de Carla Radames, quien había logrado crear una cepa llamada “T-02”, fruto de la extracción de las propiedades evolutivas del T-Veronica, eliminando el daño cerebral y el periodo de hibernación requerido por el virus (poco a poco iremos explicando todo esto, no desesperen). Una vez con el G en su poder, Carla lo combinó con su proyecto, dando origen a lo que posteriormente sería conocido como Virus C.

Una amenaza aterradora

Las habilidades que otorga el virus G a su huésped tienen tanta peligrosidad que algunas de las grandes organizaciones anti bioterrorismo tienen protocolos especiales ante brotes virales relacionados a este, entre ellas la misma B.S.A.A.

La Alianza de Seguridad Contra el Bioterrorismo toma al virus G como un peligro de alto nivel, dada la posibilidad de reproducción con la que cuentan los organismos infectados, que cuenta con una tasa imposible de medir dado a que la velocidad a la que evoluciona el virus G es anómala e impredecible. Si ocurre un brote con este virus, la respuesta de la B.S.A.A. dependerá del grado de reproducción que hayan alcanzado los infectados.

Como primer paso, al detectar el brote y confirmar que el virus G tiene relación, todas las ramas de la Alianza se pondrán en alerta de grado 10, esperando instrucciones. Si se determina que el nivel de reproducción no ha pasado de la primera generación (infectado padre – infectado hijo), existe la posibilidad de que la rama local de la Alianza se encargue por sí misma, pero si el grado de reproducción ha alcanzado una tercera generación, la intervención de más ramas será totalmente necesaria.

El juego de traiciones en los que se vio involucrado el virus G solo fue el inicio de la caída de Raccoon City, cambiando para siempre la vida de la propia hija de William Birkin, Sherry, y de múltiples personas a su alrededor e incluso del mundo. En nuestras siguientes entregas veremos un poco más acerca de lo que ocurrió en Raccoon mediante la exploración de dos armas biológicas famosas y muy queridas por la comunidad, además de entender cómo todo esto selló el destino de la Corporación Umbrella junto al de su fundador.

Por esas y otras razones, les recomiendo estar atentos a los próximos artículos dentro de nuestro Road to the Village.

(That Arklay Place)

Resident Evil fan.

Comentarios