Buscar por fecha
mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
ThatArklayPlace

Opinión | El ocaso del multijugador local

Tal vez la característica favorita de muchos, ya no será necesaria en la siguiente generación de consolas, dada la consolidación del juego online y las propuestas de los desarrolladores que se enfocan más en una experiencia a distancia.

Recientemente he experimentado dos momentos relacionados con el gaming vinculados al multijugador, y me parece casi obligatorio tenerlos que comparar, pues cada uno de ellos me ofreció una perspectiva diferente acerca de lo que podría pasar con esta característica en el futuro.

El primero ocurrió hace unos meses: Durante un torneo de Super Smash Bros. for Wii U al que fui invitado por un colega, jugué con gente que no conocía, competimos fervientemente, nos reímos gratamente de los instantes cómicos en nuestras jugadas y finalmente, aunque no estuve ni cerca de ganar, me llevé de aquella competencia una amena experiencia e invaluables recuerdos.

“Ésto es algo que sólo podría pasar en una consola de Nintendo: sólo uno de sus juegos podría reunir a ocho tipos jugando en la misma pantalla, en la misma habitación“, me dije a mí mismo de camino a casa.

En el extremo contrario, se encuentra el otro recuerdo, transcurrido hace apenas unos días, cuando por fin pude —y como lo agradezco— jugar el popular título de Blizzard, Overwatch. El estudio ya me tenía enamorado de sus personajes mediante los cortos animados desde antes de que probara el título, por lo que al tenerlo entre manos de inmediato me propuse a probarlo. Sin darme cuenta había olvidado configurar mi conexión a internet debidamente, pero ansioso decidí continuar, pensando que habría alguna opción offline.

¡Tal sería mi sorpresa! Cuando un mensaje me pedía forzosamente conectarme a la red para siquiera poder iniciar. Intenté omitir el mensaje y probar al menos el tutorial, cosa que estaba seguro que podría hacer sin estar conectado a internet. Pero no, simplemente era imposible pasar más allá de la pantalla del título. Estaba frente a un juego que ni siquiera podía empezar si no estaba conectado a la red. Creí que desde esa infame primera presentación, mi criterio del juego iría en declive. Pero qué equivocado estaba: Overwatch es fantástico, es amor programado por el estudio que me hizo jugar Diablo II una y otra vez.

Un antes y un después

overwatch-ed

Para mí, esos dos momentos representaron las dos caras de una misma moneda: el título de Nintendo te invita a llamar a tus amigos para un caótico y divertido brawler con conocidos y adorables personajes, mientras que el juego de Blizzard te obliga a hacer equipo con otros cinco jugadores para llevar a cabo determinados objetivos, siempre compitiendo contra otra alineación con el mismo número de integrantes.

Ambas entregas poseen un multijugador frenético y adictivo, pero es notoria la manera en que cada uno lo maneja y lo desarrolla. Eso me lleva a pensar que, posiblemente cuando NX llegue a los anaqueles, el multijugador local va a agonizar; que –quizás y sólo quizás– desde ese punto va a haber un antes y un después.

Yo me atrevo a decir, sin temor a equivocarme, que si eres poseedor de un PlayStation 4 o un Xbox One no has necesitado —ni necesitarás— comprar más de dos controles de tu sistema predilecto para jugar simultáneamente con alguien. ¿La razón? La mayor parte del catálogo de los títulos importantes de estas plataformas, o son experiencias en solitario con una bien estructurada campaña, o son juegos claramente inclinados al multijugador en línea. Difícilmente necesitarías un tercer mando, pues son contados los juegos de calidad que se pueden disfrutar con más de dos jugadores en la misma televisión. Incluso para los existentes, la mayoría opta por mejor llevarlos al terreno online, por el ritmo de vida actual tan ocupado que merma las reuniones entre amigos.

Rezagado, pero aún vivo gracias a sus franquicias y la escena competitiva, el Wii U aún representa al gran bastión del multijugador local: Super Smash Bros, Runbow, Rayman Legends, Super Mario 3D World, Mario Kart 8, Fast Racing NEO, Sonic and All-Star Racing Transformed, Nintendo Land Kirby and the Rainbow Curse son algunos títulos que incrementan exponencialmente sus bondades entre más jugadores haya, sobre todo si están junto a ti compartiendo el sillón.

Inclusive su retrocompatibilidad le abre la puerta a esos viejos pero confiables Rock Band, Wii Sports, Guitar Hero, además del extenso catálogo de su biblioteca digital. Nintendo se atrevió a seguir otro camino, uno alejado del online. Un sendero que resulta obsoleto para la mayoría, pero sumamente satisfactorio para los dueños del sistema. Sin embargo, esto no fue un factor de peso a la hora de vendernos su hardware.

Para nadie es sorpresa que Wii U fue un fracaso en ventas. Independientemente de la razón que lo hubiera condenado a quedar en un lejano tercer lugar frente a su competencia, la consola de la gran N tuvo un poco de todo, siendo su fuerte, el reunir a los primos, amigos o invitados a la fiesta alrededor de alguno de sus juegos, aptos para todo público. Pero esto podría desaparecer, y es por la simple razón de que actualmente vivimos conectados. La interactividad se da más por medio de los dispositivos móviles y por la red, que de manera directa. Nintendo experimentó explotar este terreno con una nueva IP cuya calidad opacó —al menos por un tiempo— a gigantes de la industria como Destiny o Call of DutySplatoon.

Como un noble representante de una lección para la industria, Splatoon tal vez sentó las primeras bases para lo que podremos ver en la siguiente consola de Nintendo: títulos de la compañía más enfocados al juego en línea, pero con la frescura, originalidad, accesibilidad y diversión que caracterizan a sus franquicias. ¿Imaginas lo que sería jugar contra el mundo un F-Zero o un Mario Party en NX? Suena como un panorama muy atractivo, pero probablemente, como lo demuestra Splatoon, ya no necesitaremos tener a nuestros amigos a un lado para divertirnos. Triste, pero tal vez necesario. Overwatch me hizo cambiar de opinión, me hizo ver que el futuro del multijugador está en línea, no en las retas con los amigos.

Los buenos tiempos tal vez aún están por venir

splatoon

Presiento que atrás van a quedar los días en que necesitábamos a un amigo con quien compartir esos Metal SlugStreet Fighter y Gears of War a pantalla dividida: para las compañías desarrolladoras es mucho más redituable si compras una consola para jugar en línea que un control para pasar un rato jugando con un amigo. Eso podría convertirse en un standard para la industria, pues generaría más ganancias a largo plazo. Incluso los periféricos VR podrían estarse adaptando hacia los juegos online, pues sería extraño “compartir” ese tipo de experiencia con alguien más, siendo su fuerte la inmersión total.

Pero, irónicamente, hay un par casos que podrían retrasar —o hasta mantener vigente— la experiencia social directa en el gaming. Fue una franquicia de Nintendo la que podría marcar una tendencia alternativa al juego en línea: Pokémon Go. Tal vez muchos la traten de ser un juego menor, de algo inferior, por estar fuera del canon de su serie y tratarse de un título móvil, pero estaríamos ciegos de no apreciar el amplio impacto que ha tenido en la sociedad. Prácticamente hizo que te levantarás del sillón, salieras de tu casa y caminaras, hasta a encontrarte a otras personas como tú, a otros aspirantes de entrenador. Posiblemente conviviste con ellos muy poco, posiblemente hicieron una estampida para atrapar a un escurridizo Vaporeon. Pero allí está, otro tipo de interactividad entre jugadores, de mano de la pionera y abandonada realidad aumentada. Muchos dirán que este fenómeno pasará de moda, pero lo mismo sentenciaron de Pokémon en los noventas. Henos aquí, saliendo a atrapar monstruos de bolsillo veinte años después, haciendo amigos en el camino.

El otro ejemplo es el torneo Evolution, o  Evo, como se le conoce entre la comunidad jugadora. ¿Qué sería del evento si no se reunirán a competir codo con codo los mejores exponentes del género de peleas? Ver juntas a las celebridades, compartiendo la misma pantalla, demostrando sus habilidades y otorgándonos a un ganador es el principal atractivo del evento. Pero el verdadero secreto está en su alienación de juegos: desde los brawlers —representados por Super Smash Bros Melee— hasta el infaltable Street Fighter en turno, son entregas cuyos enfrentamientos, si bien podrían llevarse a cabo en línea —con cierta logística desde luego—; pero cuya ejecución no sería lo mismo, pues la esencia, lo que atrae cada año a miles de asistentes, es ver a los campeones allí, soportando la presión de estar al lado de de su oponente, como auténticos gladiadores. Es un hecho que Evo cambiará su multijugador si sus títulos así lo requieren, pero resistirá debidamente, como un estandarte de los viejos tiempos.

Nos vemos en línea

super_smash_bros_u_78

Sea lo que sea NX, es seguro que no buscará repetir la fórmula del multijugador local de su antecesor, pues no es un modelo de negocio atractivo. La siguiente generación de consolas se percibe más inclinada a consolidar el juego en línea como el siguiente paso en la manera de interactuar entre los jugadores. A los usuarios de PC ésto los tiene sin preocupaciones, pues su plataforma obedece íntegramente a este sistema de desarrollo, pero para quienes crecimos con Twisted Metal, Halo Mortal Kombat podría ya no ser lo mismo. El multijugador en la misma pantalla está por volverse obsoleto, uniéndose muy probablemente al viejo baúl donde yacen las arcadias, las tarjetas de memoria, los controles alámbricos y la renta de títulos. Pero eso no tiene necesariamente por que ser una tragedia.

Splatoon Overwatch demostraron que se pueden hacer juegos verdaderamente sobresalientes para jugar en línea, con IPs nuevas y atractivas para el público en general. Tal vez ellos son el futuro del multijugador, tal vez lo sea el VR o la realidad aumentada. Al final nosotros, los usuarios y consumidores, decidiremos. Muchas de nuestras franquicias favoritas se han mudado con éxito al online, ¿por qué no hacerlo nosotros?  Aunque claro, de llegar un nuevo retador a nuestro hogar, siempre podremos sacar la vieja consola y los empolvados controles, todo para echar una partida de nuestro título favorito.

Y tú, ¿crees que el multijugador local tiene futuro?

Facebook Comments
Total
0
Shares
0 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post

Below esta en la oscuridad: ha sido retrasado nuevamente

Next Post

[Actualización] Se filtran imágenes de un modelo más delgado de Playstation 4

Related Posts