Buscar por fecha
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
ThatArklayPlace

[ M# Picks ] Videojuegos extraños que deberías probar

Videojuegos extraños
A veces la extrañeza puede ayudar a crear algo único en el mundo de los videojuegos.

Como ya lo hemos dicho en el pasado, los videojuegos son capaces de entregar experiencias de todo tipo; desde aventuras con una valiosa lección personal, hasta mundos fantásticos que nos invitan a explorarlos en su totalidad. Esto hace que el medio este lleno de juegos que logren ese objetivos, convirtiéndolos en piezas audiovisuales únicas en todo el mundo.

Sin embargo, hay desarrolladores que aprovechan esas características para salirse de lo establecido y buscan experimentar con el medio. Y dicha experimentación en muchas ocasiones puede crear títulos sumamente extraños y abstracto; pero con tanta personalidad y carisma que consiguen obtener un público que los aprecie, volviéndose de culto; y es esa legión de fans que ayuda a expandir la existencia de esos juegos, haciendo que se vuelvan cada vez más conocidos.

Por ello…

En este M# Picks queremos mostrar juegos que, pese a su extrañeza, se han convertido en experiencias que valen la pena.

DONG DONG NEVER DIE

Los asiáticos han sido responsables de traer numerosas experiencias extrañas al mundo de los videojuegos. Uno de los géneros más que cuentan con este tipo de títulos han sido los de peleas, cuyos conceptos hacen que rompan moldes en el medio, entregando juegos únicos en su tipo. Pero el que, al menos para mi, se lleva las palmas como el título de peleas más extraño de todos los tiempos es el título chino Dong Dong: The Immortal Legend (erróneamente traducido como Dong Dong Never Die).

La historia del juego nos deja ver lo increíblemente extraño de la situación. Skynet (si, el Skynet de Terminator) manda al pasado a Sheng Hua Nan, un androide extremadamente poderoso para eliminar al líder de la resistencia. Pero Dong Dong, consiente de esto, manda otro androide para protegerse a sí mismo. Así, los dos llegan al pasado, en el momento exacto que se esta llevando a cabo un torneo para definir al mejor combatiente de China.

Otra cosa que añade mucha extrañeza son los personajes del juego; ya que aunque encontramos arquetipos característicos del género como karatecas, luchadores callejeros y más, el roster no se queda ahí y muestra cosas más extravagantes como un par de enfermeras, oficinistas, un futbolista, vándalos y hasta una versión patito de Mario (si, Mario es jugable en esta cosa).

Aunque podría dar la impresión de que estamos ante un juego con nula calidad, no es así. Dong Dong Never Die, aparte de contar con controles fluidos y responsivos, tiene mecánicas de juego sólidas y bien pulidas, además de presentar un buen balance entre los personajes del roster. Otra cosa que le añade su encanto al juego son sus escenarios, construidos a partir de collage de fotografías de movimiento, logrando un estilo visual muy particular y hasta retro, y su música cuenta con remixes de grandes clásicos del género.

Dong Dong Never Die es uno de esos juegos que puede llegar a engañar al usuario. Aunque su presentación visual y su concepto francamente extraño puede aparentar que el juego es malo, detrás de esa capa se esconde un título que presenta buenas mecánicas de juego junto a un encanto único que rara vez se ve en el género. Y lo mejor de todo es que es gratis, así te recomiendo que le eches un ojo, por que vale la pena.

I have no mouth and i must scream

Actualmente no es extraño que los autores de obras procedentes de otros medios, colaboren de manera muy estrecha con los estudios de videojuegos (siendo Cyberpunk 2077 uno de los casos más recientes) . Sin embargo dicha práctica no era tan común a mediados de los noventa, pues los creativos ajenos al entretenimiento interactivo no confiaban que éstos últimos pudiesen adaptar fielmente su material original y/o su visión artística.

Uno de estos escépticos era el autor de ciencia ficción especulativa Harlan Ellison, quien tras ser convencido por Cyberdreams y The Dreamers Guild participó en el desarrolló de una entrega tan extraña como visceral (en más de un sentido) que reinterpretó su novela más famosa: I have no mouth and I must scream.

En esta aventura point-and-click con elementos de horror psicológico tomamos el control de cinco sobrevivientes de un futuro distópico, en donde una inteligencia artificial llamada Allied Mastercomputer (AM) está dispuesta a demostrar que la humanidad no tiene redención alguna.

Dentro de cada uno de los cinco escenarios diseñados a manera de una simulación, los protagonistas deberán enfrentarse a tanto a acertijos como dilemas morales. Pero como AM se autonombra como juez, jurado, torturador y potencial verdugo de los seres humanos, cada prueba será una alegoría a lo peor que nuestra especie ha cometido a lo largo de la historia en menor o mayor escala.

Además cada personaje jugable deberá encarar a sus demonios personales, mismos que serán hechos traumáticos o actos por los cuales ellos están sumamente arrepentidos. I have no mouth and I must scream no se tienta el corazón al abordar temas como la xenofobia, el acoso, la depresión, el abandono, entre otros.

Pese a que su lanzamiento inicial para PC estuvo prohibido en países como Alemania o Francia, actualmente puedes descargar el juego a través de Steam u otras versiones para Mac, Linux o dispositivos móviles. Pero estás advertido que ya sea por su estilo visual o por su narrativa, este título no será tan fácil de digerir.

LSD: DREAM EMULATOR

Ozamu Sato es uno de los artistas visuales, digamos… particulares. A mediados de los 90´s, cuando la primera PlayStation estaba en su apogeo, Sato rechazo la idea de que el sistema fuera únicamente utilizado para hacer videojuegos, por lo que le vio el potencial para crear arte contemporáneo. Con esto en mente, se acercó a Asmik Ace Entertainment y juntos crearon LSD: Dream Emulator.

Tomando como base el concepto de los sueños y el diario de Hiroko Nishikawa, una diseñadora del estudio, el título nos pone en una cámara en primera persona en donde deberemos explorar distintos escenarios. En ellos, habrá diferentes elementos visuales que, debido a la naturaleza abstracta y liberal del juego, deberán ser interpretados desde la perspectiva del jugador.

Una de las características únicas del juego es que es extremadamente aleatorio; cuando tocamos una parte de los escenarios, se nos trasladará a otra sección del sueño. Dado que es imposible saber en donde podemos aparecer, se presta para crear un ambiente de tensión y de miedo, ya que las cosas abstractas con las que nos encontraremos se irán haciendo mas extrañas y perturbadoras, poniendo a prueba nuestra paciencia y valentía.

Aunque nunca salió de Japón, LSD: Dream Emulator logró ser conocido en occidente gracias a la piratería y emulación. Esto logró que se ganará un sequito de fans que elaboran numerosas teorías sobre los sueños presentados en el juego, logrando que el juego obtuviera un status de culto. Pese a que las copias del título son piezas de colección que rondan entre los $ 250 a 500 dólares, muchos fanáticos han hecho traducciones del título para todos, así que esta es una de las mejores maneras para experimentar este título.

¿Te animas a explorar la abstracción de los sueños, o sucumbirás ante la locura?

deathtrap dungeon (Playstation y pc, 1998)

Hay videojuegos que recordamos con mucho cariño, pero también hay algunos otros que bien podrían ser el escenario de nuestras peores pesadillas. Eso es lo que Deathtrap Dungeon representó en mi vida a finales de los noventa, cuando mi PlayStation y yo éramos mejores amigos.

La razón por la que este juego de acción y aventura ha sido mi elección hoy, es totalmente independiente de que –como podrán notar– ciertas decisiones estéticas como el diseño de algunos enemigos o los excéntricos menús de ajuste de audio, son solo la punta del iceberg de una aventura repleta de fantasía oscura y picos de dificultad increíblemente frustrantes.

Más de veinte años luego de haber probado este título por primera vez, hoy es el día en el que no puedo recordar bajo qué circunstancias fue que llegó a mi colección; esto lo vuelve aún más un descubrimiento extraño. En realidad estuvo perdido en mis recuerdos por mucho, mucho tiempo; después de haber perdido mi PlayStation al lado de la gran mayoría de mis juegos, también perdí el nombre o cualquier pista sobre este título.

Pasaron los años y comencé a recordar varios de sus elementos, pero no tenía pista alguna de por dónde buscarlo; incluso pensé que su existencia era un truco de mi mente. Finalmente llegó el día en el que invertí horas y horas buscando entre la librería de PlayStation (¿qué son más de 2,400 posibilidades? ¡Nada!) hasta que di con él.

Hoy en día, Deathtrap Dungeon es una experiencia que se conserva como algo extraño en mi mente; quizás algún día busque conseguirlo para resignificar su existencia.

SHADOW MAN

Hace algunos, pero no tantos ayeres como piensas, luego de un estresante día de escuela primaria lleno de complicadas actividades como colorear a los animales de la selva y diferenciar un trapecio de un trapezoide (todavía los confundo), Geras de siete años regresaba a casa no sin antes hacer una pequeña escala en el local de videojuegos de confianza (el único en aquél entonces, en realidad).

Gracias a un disciplinado ahorro del dinero que mamá le daba para gastar en el receso por un tiempo considerable, poseía ya en su alcancía la cantidad necesaria para hacer crecer su colección de juegos para Nintendo 64. Este local no era por supuesto ninguna cadena importante, razón por la cual los títulos que ahí se exhibían rara vez eran estrenos y además con copias muy limitadas. Aventurarse era un “a ver qué hay” con la esperanza de salir con el juegazo del momento para terminarlo cuanto antes y poder presumir a los amigos. Lo anterior se aleja totalmente de lo que me pasó con Shadow Man.

Podría decirse que la euforia de querer comprar un juego nuevo me cegó en ese momento y, al no haber “otro juego que se viera más interesante”, fue el que terminó dentro de mi mochila mientras pensaba que definitivamente no era del tipo de juegos que acostumbraba, pero que quizá podría sorprenderme y divertirme. Antes de verlo en la tienda, no conocía nada del juego, ni siquiera sabía que existía. Y creo que la decisión final de llevarlo conmigo fue porque el sujeto de la portada en la caja “se veía malote”. Geras siempre rudo desde pequeño.

Ese día escolar terminó con una clase vespertina de inglés, por lo que llegué a mi casa cuando la oscuridad ya cubría con su velo los alrededores. El hada de los videojuegos preparaba la atmósfera para una entrega que, muy seguramente, yo no permitiría que mi hijo probara a esa edad. Gracias por confiar en mí, mamá. Y gracias, señor del local, por su total desentendimiento hacia la clasificación de la ESRB. Un niño de siete años con un videojuego clasificado Mature ¿Qué podría salir mal?

Afortunadamente, no dejó ninguna secuela o trauma. Así es, Shadow Man no es un juego para niños. Y eso lo supe desde el primer minuto en que se comenzó a relatar su historia. La mezcla de personajes grotescos, los escenarios y ambientación diseñados desagradablemente a propósito, además de los gráficos que dejaban mucho qué desear (quizá fui muy exigente para la época), provocó en mí un sentimiento de incomodidad durante toda la aventura. Era un juego raro y hasta nauseabundo en momentos para mi versión infante. Obviamente no empatizaba en absoluto con la actitud agresiva pero a la vez deprimente y oscura de los personajes porque, precisamente, un niño no debería entenderlo ni mucho menos sentirse identificado.

El capricho de comprarlo estaba hecho así que lo único lógico era terminarlo, ¿verdad?. “Quizá ese sentimiento de náuseas y malestar se vaya después”, me dije a mí mismo. Nop, nunca se fue. Shadow Man es un juego que está hecho raro a propósito, y no hay nada de malo en ello. Simplemente creo que, en ese entonces, Donkey Kong 64 pudo haber sido una mejor decisión para un niño de primaria.

Algunos años después, y con un poco más de tiempo en este mundo, volví a jugar Shadow Man. El sentimiento de incomodidad se fue, pero sigo considerándolo un juego raro. Una especie de anti-joya que no gozó de gran publicidad ni altas expectativas y que, al carecer de un título “rival” con la misma receta para poder compararlo, se convirtió en un juego de culto que hoy en día muchos aclaman y que se popularizó tiempo después de su lanzamiento original.

Tan es así que, en el mes del niño, se lanzó una remasterización del juego. Michael LeRoi, un guerrero vudú que posee el poder de caminar entre los mundos de los vivos y los muertos, debe recolectar las almas más oscuras y tomarlas en sí mismo antes de que el mal pueda hacerlo bajo la apariencia de asesinos en serie pues, de lo contrario, una eternidad de dolor y sufrimiento se desatará para siempre. 

¿Qué mejor regalo para tu niño interior que este título extraño?

Broken Reality

Se ha hablado mucho en los últimos años del crecimiento de los estudios latinoamericanos en el desarrollo de videojuegos. Ya sea en PC, consolas o móviles han comenzado a alzar la mano para que el mundo nos volteé a ver con propuestas originales y únicas.

Pero debo de admitir que nunca me había topado con una idea como la del estudio Dynamic Media Tryad, y menos que se dieran a conocer con un juego como Broken Reality.

Reconozco que fue una grata sorpresa para mi cuando lo reseñe al toparme con algo genuino; una sátira inteligente de lo que el crecimiento del internet y de nosotros como internautas desenvolviéndonos en este mundo virtual.

En Broken Reality te enfrentarás a diferentes acertijos y niveles por explorar en búsqueda de lo más importante que tiene la web hoy en día: likes.

Con gran atención al detalle en cada rincón, desde efectos de armas que emulan el pantallazo azul de Windows hasta virus que te atacan con miles de pantallas de spam, tendrás un viaje psicodélico pero interesante.

Y parece ser que esta extrañeza será el sello del estudio, ya que apenas en marzo de este año acaban de lanzar en PC su segundo juego llamado Astro Dogs, el cual ya puedes descargar en Steam. Con una paleta de colores, música y diseño muy particular, mantienen ese feeling que Broken Reality transmitía.

Si eres alguien que navego por los inicios del internet y ubicas ese sonido tan particular de la línea telefónica cada vez que el modem realizaba conexión, Broken Reality es para ti, con toda su extrañeza, diálogos y personajes raros. Las imágenes y videos no le hacen justicia, por lo que te pido que lo experimentes por ti mismo.

KuuKiyomi (series)

Japón es, actualmente, una cultura que en general es vista como bastante cool y cuya influencia cada día es más presente en el mundo. De manera más implícita que explícita, pero esta presente. No obstante, ese elemento de rareza y lo exótico no ha desaparecido de todo, y prueba de ello son los juegos de la serie de Kuukiyomi.

Kuukiyomi es la aliteración de la frase japonesa “kuuki yomenai”, que se traduce literalmente como “leer el aire”. En este caso la frase lo que expresa es la idea de “leer la atmósfera” o como dicen en ingles “feel the mood” refiriéndose a tener el tacto social para actuar de la manera esperada (socialmente hablando) de alguna situación en particular.

Teniendo sus orígenes en la tienda DSi Ware japonesa, el juego regreso del olvido recientemente cuando salió recientemente para Nintendo Switch y Steam. Adquiriendo éxito viral en Japón y saliendo, sorprendentemente, a nivel internacional y generando poco a poco fama por medio del streaming en lugares como YouTube y Twitch.

El juego se puede describir básicamente como un Brain Age donde se califica que tan considerado eres como persona y si actúas de la manera apropiada (al menos según como se ve en Japón) dada ciertas situaciones. A pesar de su enfoque japonés, las situaciones son algo que uno puede entender fácilmente y que realmente solo piden sentido común para actuar con educación, o groseramente si así lo deseas. Estas situaciones son básicamente micro-juegos como en WarioWare donde destaca el humor, simplicidad y lo extraño que puede llegar a hacer. El potencial de vivir las situaciones más extrañas e hilarantes no tiene fin y son, sin duda, el atractivo más llamativo del juego.

Si bien el juego de por sí es bastante raro, creo que lo que es más sorprendente y raro de todo esto es que haya logrado salir de Japón. Los tres juegos que actualmente hay de la serie están disponibles en la eShop del Nintendo Switch a menos de $100 pesos cada uno (en Steam solo están los primeros dos juegos por el momento) y han logrado tener algo de éxito de este lado del mundo, gracias a su naturaleza viral. Kuukiyomi es un juego divertido de jugar (en especial si decides ser la persona más grosera del mundo) y también divertido de ver a alguien jugarlo y es algo que recomendaría si quieres algo que raya en lo absurdo pero a su vez es fácil de entender y simpatizar.

Facebook Comments
Total
1
Shares
1 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post
Eternals

El misticismo y el cosmos se apoderan del primer avance de Eternals

Next Post
Horizon-Forbidden-West-State-of-Play

Horizon Forbidden West protagonizará el State of Play de este jueves

Related Posts