Buscar por fecha
abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
ThatArklayPlace
MissingNo.

Mythos | MissingNo. – El bug más icónico de Pokémon

En esta sección de Mythos analizaremos el origen de MissingNo., así que su evolución como uno de los Pokémon no oficiales más conocidos.

En febrero de 1996 Japón vivió momentos clave en la historia de los videojuegos; así como el nacimiento de una de las franquicias transmedia multimillonaria: el lanzamiento de Pokémon Red & Green. Pero cuando el fenómeno emigró a Norteamérica y Europa, también apareció uno de los personajes no oficiales más reconocidos del medio: MissingNo.

¿Cómo fue que este glitch pasó de aparecer en las páginas de revistas especializadas; a ganarse la apreciación dentro y fuera de la comunidad de jugadores?

Pues abróchense sus cinturones señoras, señores, niños y niñas, pues en esta editorial descubriremos la evolución del monstruoso error de programación. Todo como parte de Mythos, sección que analiza el lore y la historia detrás de los juegos y/o personajes que dejaron huella en la industria.

Érase una vez, un peculiar error en la Matrix…
MissingNo.

La primera entrega de la serie, Pokémon Red & Blue, sentó bases para las aventuras de millones de usuarios. Presentó un mundo en donde humanos y criaturas de bolsillo conviven de forma natural y casi simbiótica. Así como los entrenadores empleaban a las distintas bestias fantásticas para resolver diversos tipos de problemas; los Pokémon podían volverse más fuertes bajo la tutela de sus compañeros (supuestamente) racionales.

Pero dentro de todos los encuentros posibles en el RPG, destacaron múltiples enfrentamientos con seres que con el paso del tiempo se convirtieron en leyendas.

Algunos como Snorlax, Moltres, Articuno y Zapdos destacaron por sus muy limitadas apariciones. Mientras que otros como Mewtwo necesitaron de complicados reconocimientos y una ardua preparación.

Sin embargo MissingNo. no se distinguió precisamente por su dificultad, sino porque era una batalla que en principio nunca debió existir. Tras ver un tutorial in-game, viajar desde Viridian City hasta Cinnabar Island con ayuda de la habilidad Fly y emplear Surf para recorrer la costa este de arriba hacia abajo, los jugadores se encontraron con la anomalía. Bueno, eso y un poco de la ayuda por parte del Random Number God (RNG).

Un cartucho para compactarlos a todos
Pokémon Red & Blue

Y ya que estamos hablando del RNG, es precisamente este factor aleatorio el responsable de la existencia de MissingNo. Primero cabe mencionar que cada Pokémon está representado con un valor numérico; mismo que se guarda en una parte de la memoria del cartucho denominada como data buffer.

Cuando los aventureros se trasladan de una sección a otra, el presionado de los botones indica al cartucho que la información debe procesarse y cambiar. Dicho traslado altera los valores y los reasigna según el código de programación correspondiente; dando lugar a los monstruos de bolsillo que habitan en múltiples ecosistemas.

El contar con este sistema en un cartucho, fue el porqué 150 monstruos de bolsillo pudieron existir dentro de un espacio de almacenamiento relativamente limitado. La manera de estructurar información permitió un rápido reacomodo de datos (al menos para la época), que se puede observar con la transición de pantallas.

¡Un salvaje [000] aparece inesperadamente!
MissingNo.

Sin embargo la criatura anómala rompió los límites de dicha estructura de programación, algo semejante a una criatura salida de una película de terror. Ello se debe a tres importantes factores:

  1. Durante el tutorial el nombre del usuario es temporalmente convertido en un valor numérico, como si fuese un Pokémon más.
  2. Al viajar a Cinnabar Island el juego busca “leer” los numerales a los cuáles el usuario fue transformado, con el fin interpretarlos en la pantalla.
  3. Dado que el tipo de información no corresponde con la base de datos, el sistema le asigna un identificador inválido; dando origen a la pelea con MissingNo.

Una vez atrapado el monstruo se registra con el número 000, así como se le clasifica como Bird-Normal. Sin contar al bug en sí, ésta última categoría es inexistente en el resto del RPG dada la intención de eliminarla de la versión final.

Sobra decir que su presencia en el Pokédex es la causante de errores tanto visuales como en el gameplay. Siendo el más notorio la alteración de la galería del Hall of Fame.

Si este asunto fuese una mera malinterpretación de unos y ceros, el impacto de este glitch no hubiese sido más que una simple anécdota. Mas la curiosidad, el hambre por el conocimiento prohibido, teorías de conspiración y los memes provocarían su atractiva recepción por el fandom y más allá.

¿Qué fue primero, el (Game) Freak o la gallina?
MissingNo.

Haciendo caso omiso a las advertencias de Nintendo sobre evitar al error de programación, los pokefans buscaron la manera de conocer más acerca de su naturaleza. Después de todo si alguien le dice a un niño o adolescente que no haga algo sin ahondar en razones, es probable que éste haga lo contrario a una indicación con el fin de obtener respuestas.

Y para quienes trabajan dentro del ámbito editorial, MissingNo. se convirtió en una forma de aprovechar la sed de conocimiento en ventas de ejemplares impresos. También notaron que el interés hacia el bug y el desconocimiento acerca de cómo se desarrolló el videojuego, representó un importante atractivo para obtener los cartuchos de Pokémon Red & Blue.

Después de todo, una criatura cuya existencia era digna de leyendas, encajaba perfectamente en un universo donde a los personajes (y por extensión, al usuario) se les incentivaba a salir y explorar el mundo. Por ello no es casualidad que revistas como Nintendo Power en Estados Unidos o Club Nintendo en Latinoamérica, incluyesen guías sobre cómo atrapar al apócrifo monstruo.

Así mismo, el halo de misterio del bug tuvo un efecto en las pláticas cotidianas de cualquier niño o puberto a mediados de los noventa. En mi caso no fue raro verme envuelto en discusiones o rumores acerca del Pokémon no oficial, siendo testigo de cómo algunos llegaban a pagar dinero a cambio de cualquier pista o indicio importante (sin importar si la información fuese cierta o no).

Los secretos, rumores y datos liberados a cuentagotas por un puñado de personas, derivó en la creación de un mito moderno que uno podría encontrar en un bestiario de criptozoología. Y su impacto en la cultura popular, únicamente se volvió aún más prominente en las siguientes dos décadas.

Foros, redes sociales y la evolución de la anomalía
MissingNo

Con la llegada de los dosmiles MissingNo. pasó de existir solamente en artículos editoriales físicos y en los relatos infantiles, a encontrar un próspero hábitat en donde las fronteras o el idioma eran relativamente irrelevantes: el internet.

Estamos hablando del nacimiento de enciclopedias virtuales como Bulbapedia, áreas de discusión en Reddit, sitios para crear y difundir memes o shitposting vía 4Chan, Know Your Meme, GeoCites, entre otros lugares al alcance de un clic.

Pero no sólo los videojugadores se vieron atraídos por el Pokémon no oficial, pues ahora los académicos lo estudiaban como un vínculo entre los usuarios dedicados, los desarrolladores del RPG y un aumento en el interés de los primeros por acercarse a la programación con el fin de crear sus propios proyectos.

Todo sea en el nombre de la ¿ciencia?
Pokémon

Desde un punto de vista personal considero que para entender el mundo a nuestro alrededor, los seres humanos necesitamos darle orden o alguna clase de sentido a los fenómenos o experiencias empleando cualquier método posible. Y el caso del bug Pokémon no es para nada una excepción a dicho principio.

Como ejemplo tenemos a la investigación del sociólogo estadounidense William Sims Bainbridge y su hija Wilma Bainbridge, quien más tarde se convertiría en miembro del Instituto Nacional de Salud Mental en Bethesda, Maryland.

Ambos concluyeron que la búsqueda de MissingNo. era un punto de entrada para que los entusiastas del medio, se animasen a hallar y a explotar glitches similares en otras entregas. Posteriormente el proceso de romper un juego o experimentar en él, se aplicaría en un mejor entendimiento de las experiencias interactivas así como en dinámicas de  diversión como el caso del speedrunning.

Ahora bien: ¿Qué hacer con todo estos descubrimientos? Pues dado que esconder la información era imposible por la facilidad de su acceso, el siguiente paso lógico fue su difusión. Sin embargo las palabras y fotografías ya no eran suficientes, pues se necesitaron de redes sociales como Facebook o YouTube para trasladar el conocimiento a materiales audiovisuales fáciles de consumir y compartir a una escala aún más grande.

Pero oye, esto sólo es una teoría

Desde mediados de la década pasada, varios canales de videojuegos en YouTube consolidaron su popularidad gracias a sus videos sobre teorías, mitos, rumores y leyendas.

Considero que ello no se debió únicamente a la cantidad de datos curiosos presentados a su audiencia, si no también la forma de editar sus videos, el lenguaje empleado al momento de la narración o incluso la personalidad de los creadores de contenido, un factor que invita a los espectadores a pasar horas frente a la pantalla sin parar.

Independientemente de la calidad del contenido audiovisual este tipo de producciones mantienen vivo el legado de ciertas IP, así como a sus personajes más icónicos y a los desarrolladores que les dieron vida.

Es en este ambiente donde creo que MissingNo. trascendió más allá de la comunidad de pokefans, algo que lo llevó a ser conocido por nuevas generaciones e individuos ajenos a la franquicia o incluso del propio medio.

Y cuando el fan despertó, ese extraño Pokémon seguía ahí…
MissingNo.

A partir de la curiosidad también nace el deseo por crear o reinterpretar lo que otras personas hicieron en el pasado. En el caso de los videojuegos dicho fenómeno se traduce en proyectos fanmade que se publican y ganan notoriedad en ArtStation, Etsy, DeviantArt o en las redes sociales antes mencionadas.

Nintendo 3DS Pokémon Red & Blue

Puede que la Gran N nunca llegue a diseñar algún producto oficial del monstruo sin forma, pero al menos su existencia permanece en las versiones de la 1ra. Generación que se lanzaron en Nintendo 3DS. De esta manera jugadores de diversas edades tendrán la oportunidad de encontrarlo por primera vez o redescubrirlo, haciendo que MissingNo. logre atrapar el corazón de millones sin importar el paso del tiempo.

Porque a veces la imperfección y lo caótico, son tan fascinantes como una obra terminada.

Facebook Comments
Total
17
Shares
17 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post
DOOM 3 PlayStation VR

La espeluznante experiencia de DOOM 3 tendrá una versión VR

Next Post
Guilty Gear Strive

Guilty Gear Strive retrasa su lanzamiento… Otra vez

Related Posts