Buscar por fecha
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
ThatArklayPlace

[ M# Picks ] Our 2016 Highlights

Antes de recibir los increíbles lanzamientos que aguardan en este 2017, queremos recordar una vez más lo que más nos gustó durante el año pasado.

Hemos dicho adiós a 2016, un año repleto de sorpresas y alegrías en cuanto a la industria de videojuegos respecta. Es probable que muchos de ustedes acostumbren reunirse con sus seres queridos durante las fechas de fin de año mientras discuten, en medio de la cena –o ¿por qué no? Una buena sesión de retas familiar– acerca de aquellos títulos que significaron algo importante en sus colecciones este año.

En Missing Number no queremos ser la excepción, hemos discutido acerca de los juegos y los eventos que durante los últimos 12 meses nos mantuvieron al borde del asiento, y por ello decidimos traer para ustedes un nuevo MN Picks, en donde compartiremos nuestras experiencias y, sobre todo, les diremos cuáles fueron nuestros títulos favoritos. Pueden conocer la lista sin preámbulo alguno:

DOOM | Gustavo 

Mi primera experiencia con DOOM fue hace más de 20 años mientras exploraba los videojuegos en computadora. Aunque siempre he preferido las consolas, un día compré una revista que incluía un CD con varios demos y claro, uno de ellos era el de DOOM, que me encantó desde los primeros minutos: un shooter en primera persona, de los pioneros de hecho, con un ritmo acelerado y frenético con poca complejidad de niveles. El único objetivo era divertirte eliminando demonios utilizando diversas y brutales armas, sin mencionar que era bastante violento para sus tiempos.

Regresando a la actualidad, la formula de DOOM ha sido copiada y modificada un sinnúmero de veces en la industria, añadido a esto también hemos visto cómo ha aumentado el número de “remasterizaciones”, por lo que no me emocioné mucho cuando me enteré del lanzamiento: “Un FPS o remaster más en la lista” fue lo que pensé. Sin embargo, gracias a los avances publicados me aventuré a jugarlo, y quedé totalmente sorprendido.

La historia no es la más original ni compleja, pero sí lo suficientemente interesante para mantenerte cerca. Pero la razón por la que me encantó, es que pudo sentirse exactamente igual al primer DOOM que jugué hace años… Sí, claro, con gráficos y mecánicas mejorados y adaptados a la generación actual, pero id Software y Bethesda lograron capturar la esencia de la primera entrega de la franquicia. Adicionalmente, el nuevo sistema de ejecuciones que varía dependiendo del enemigo y el área que ataques es increíblemente divertido y satisfactorio, además de brutal y sangriento; todo esto acompañado por una excelente banda sonora en la que predominan los solos de guitarra –¡merol!–  y que te hace sentir que estás viendo una película de acción en sus momentos mas climáticos.

DOOM es el juego que no esperaba y sin duda un gran tributo, así como un recordatorio de que los reboots bien ejecutados pueden resultar ser muy buenos.

Final Fantasy XV | Ricardo

Sentimientos encontrados. Esto es lo que describe a la mejor entrega RPG de este año a mi parecer, pues tras 10 largos años de espera, la gente de Square Enix ha encontrado el balance adecuado para enamorar tanto a viejos fans como a público nuevo, cambiando por completo elementos clásicos de esta mítica franquicia.

Pese a la desaparición del combate por turnos, la expansión del mapa a un símil de mundo abierto y la incorporación de un modelo de quest “en equipo”, Final Fantasy XV se convierte en uno de los mejores juegos de este año por la calidad en el detalle, la construcción de sus personajes y la penetración de su historia. Irónicamente estos nuevos elementos nos hacen recordar lo que significa ser parte de esta franquicia.

La música, elemento imprescindible para este tipo de entregas, no decepciona. Nos transmite, a través de piezas magistrales, la emoción de los combates, la profundidad de los personajes y la magia de aquel mundo fantástico, el cuál en esta entrega se mezcla con la realidad y nos brinda un ambiente sobrecogedor.

Este es un título que si bien no es el mejor de la franquicia, hará revivir en los fans el sentimiento de emoción y que embriagará a aquellos que apenas están conociéndolo.

Hyper Light Drifter | Iszra

Hyper Light Drifter es mi selección de este año por dos razones bastante simples: el apartado visual y su música. Este título independiente logró llevarse a cabo de la mejor forma gracias a su exitosa campaña en Kickstarter, con lo que sus creadores, Heart Machine, tuvieron todo al alcance para entregar un producto final de calidad.

Visualmente es indudable que es un juego hermoso, con un estilo retro future y una paleta de colores exquisita en tonalidades neón que sin duda llena el ojo de cualquier amante de esta ola en un instante. En cuanto a gameplay, podríamos decir que es muy semejante a un Zelda clásico, donde nuestra tarea será encontrar las piezas de una especie de trifuerza, pero conformada por cuatro partes que tendremos que recuperar de distintos dungeons para lograr abrirnos camino hacia uno final.

La música, debido al presupuesto que se logró conseguir por medio del crowdfounding, quedó a cargo de Disasterpeace, responsable del soundtrack de FEZ y el reciente film de terror It Follows, Hyper Light Drifter era un reto preciso para alguien con su experiencia, y logra generar una atmósfera que convive de manera perfecta y natural con el apartado visual, reforzando el concepto general del juego de una manera increíble.

Uncharted 4: A Thief’s End | Anuar

No fue difícil elegir el mejor título que jugué este año ya que –sin afán de restar méritos al resto– simplemente llenó todas mis expectativas y más. En general, como amantes de los videojuegos este año fue buenísimo y presenciamos el lanzamiento de muchas joyas que llevábamos años esperando, como The Last Guardian o Final Fantasy XV.

Pero aún así, yo elegí a Uncharted 4: A Thief’s End por muchas cosas: además de ser fan del trabajo Naughty Dog, llevaba años esperando la continuación de las aventuras de Nathan Drake y compañía en la “nueva generación de consolas”, así que cuando por fin el juego fue anunciado de manera formal, no cabía de la felicidad.

El juego tuvo una evolución gráfica considerable y un gameplay impecable, como ya es común de parte de Naughty Dog. la historia para finalizar la saga del aventurero Nathan quizá no fue la mejor, pero cumple perfectamente con varios de los puntos que los fans esperaban, no obstante, la narrativa es impresionante, llevada en esta ocasión de la mano de Neil Druckmann y Bruce Straley –el dúo dinámico detrás de The Last Of Us–.

Siendo honesto, no jugué nada durante el ya finalizado 2016 que me haya provocado las mismas sensaciones que Uncharted 4 A Thief’s End cada vez que lo juego. Es por ello, que yo lo considero mi juego favorito del año.

Overwatch | Heraldo 

Cuando vi por primera vez la nueva IP de Blizzard en su video de presentación mi primera reacción fue de indiferencia. Era un buen corto animado, pero no algo que me definiera cual sería el enfoque del juego. Le perdí la pista a Overwatch por algún tiempo. Pero luego del lanzamiento, la crítica y el público lo apuntaban, en la mayoría de los casos, como algo magnífico.

¿Una franquicia nueva con calificaciones tan altas? “Supongo que es la magia de Blizzard” pensé, “género al que llega, género en el que se vuelve un gigante”.

Nunca he sido muy fan de los shooters en línea, pero Overwatch me enganchó casi de inmediato. Pienso que su éxito se debe a muchos factores: un sistema de juego accesible y a la vez estratégico, su atractivo diseño de personajes junto a sus historias, la combinación de características de los FPS con los MOBA, el fanart de la comunidad, el DLC gratuito, el excelente doblaje, las constantes actualizaciones, los eventos temáticos, el apoyo como título e-Sport, el cuidado a los detalles y lo especial que uno se siente al protagonizar la jugada de la partida, por mencionar algunos. Es un juego que realmente tiene algo para cada persona que decida probarlo.

Overwatch es sin duda, mi juego del año. No posee campaña en solitario, ni una gran banda sonora –a mi parecer– pero aún así, agradezco mucho el haber encontrado este título.

Uncharted 4 | Luis 

Este año conocimos el final de la épica aventura de Nathan Drake. Un viaje en el que lo acompañamos durante una década en la que el carismático personaje interpretado por Nolan North se estableció como uno de los iconos de PlayStation y uno de los favoritos entre los fans de las consolas de Sony.

Tan importante suceso no pudo caer en mejores manos: Bruce Straley y Neil Druckmann, el par de mentes maestras detrás de The Last of Us. Esta talentosa mancuerna arrojó nueva luz sobre Drake, mostrándonos sus debilidades y defectos, convirtiendo al héroe de acción en un tipo más entrañable poniéndolo ante una encrucijada, forzándolo a elegir entre su pasado y su futuro, entre el amor de un hermano y el de su esposa, entre las peligrosas pero emocionantes aventuras y la monotonía de una vida “normal”.

Una narrativa que nos lleva del pasado al presente mientras buscamos un tesoro legendario; un gameplay lleno de acción; música emocionante; arte tan cuidado que probablemente convierta al juego en el más impresionante visualmente hablando para PlayStation 4; referencias a entregas anteriores de la saga y a otras grandes franquicias de Naughty Dog —como The Last of Us o Crash Bandicoot—; pero sobre todo, la diversión que sentí al jugarlo son algunas de las muchas razones que convirtieron a Uncharted 4: A Thief’s End en mi juego favorito de 2016.

Battlefield 1 | Said

Battlefield 1 me parece una evolución importante en la franquicia creada por DICE y Electronic Arts, con grandes mejoras en comparación con entregas anteriores a pesar del cambio de armas y vehículos debido a la época en la que el juego se centra: La Primera Guerra Mundial. El modo de juego en esta ocasión es muy estable, poniendo como un buen ejemplo el control de vehículos aéreos pese a la exclusión de los helicópteros que a mi parecer son los que contaban con el control más complicado en medio de toda la acción bélica.

Siento que no fue sacrificado el concepto que ha diferenciado a los juegos de Battlefield. Con lobbys de hasta 60 personas y mapas gigantescos que además están en constante movimiento, haciéndote sentir que tú mismo estás en la guerra, más las clases de personajes que puedes elegir y sus respectivas habilidades. Ni se hable de las armas que son fáciles de domar: como el rifle de francotirador, que ahora es más estable, permitiéndonos acertar fácilmente en tiros considerablemente largos.

Todo es espectacular en Battlefield 1, desde ver cómo es destruido un edificio, hasta contemplar cómo cae en picada un dirigible, además es una fantástica opción, como siempre, para todos aquellos que disfruten de los multiplayer de guerra en equipo con su grupo de amigos.

Overwatch | Pam 

No voy a mentir. A diferencia de la gran mayoría de mis compañeros en Missing Number, nunca me he considerado una ferviente entusiasta de los FPS y siempre he preferido disfrutar de un título que no requiera, como punto indispensable, de unir a un segundo o tercer jugador a la partida para poder cumplir con su propósito. Así que cuando conocimos a Overwatch, el nombre de la nueva franquicia de Blizzard, durante un largo tiempo pasó como algo de lo que mi colección de juegos posiblemente prescindiría, sólo por el simple hecho de contar con esa fórmula.

El problema –más bien, la gran ventaja– es que cuando comenzaron los periodos de prueba, el entusiasmo era evidente entre mi círculo de amigos y yo siempre había admirado el talento de Blizzard para crear cosas complejas pero adictivas, cuidar uno a uno los detalles de sus entregas así también como de la atención que presta a su comunidad. Por lo que la curiosidad comenzó a brotar hasta que me convencí de probarlo, muy poco tiempo después del día de lanzamiento.

Así fue como me arrepentí de los prejuicios. Creyendo hasta ahora que ese ha sido un efecto muy común entre la mayoría de aquellos que tomaron la misma decisión que yo, porque Overwatch no es ese “timo” del que todos hablan, es un juego que cuida y confecciona el balance para todo aquél que decida sentarse a jugar, sin importar su trayectoria en juegos del mismo estilo, y eso representa –desde mi punto de vista– uno de los ganchos que repercuten directa y positivamente el momento en el que el usuario decide volver o retirarse en cada entrega.

Overwatch_Cortos

Lo que quiero decir, es que Overwatch es un juego que apela completamente a su comunidad, pero ¿cómo lo hace? La respuesta es tan simple que muchos se niegan a creerla, pero, entre muchas cosas, lo hace a través de un cada vez más rico roster de personajes, que no solamente cuentan con habilidades únicas –y vale la pena probarlas una a una–, sino también con una historia; distintos modos de juego que pueden disfrutarse en mapas llenos de contexto; eventos de temporada y contenido descargable completamente gratuitos, que sólo demandan al jugador lo más importante: seguir jugando.

Pero eso no es precisamente lo que más me gusta de Overwatch, hay otra cosa: su narrativa y la forma que Blizzard encontró para contarnos su historia… Muchos de ustedes creerán que estoy loca al decir eso, pero créanme, no es así.

Mientras parte del público se queja infinitamente de que el juego tiene un costo regular y que al carecer de un infame modo historia han sido ultrajados, a mí me parece una jugada interesante, porque Blizzard puso sus propias reglas aquí de forma sencilla: ¿No te interesa conocer el contexto detrás de lo que estás jugando? Bien, procede a jugar únicamente, pero si lo deseas, también puedes darte cuenta de que este nuevo universo es complejo y tiene una historia, así que puedes disfrutar de esta serie de cortometrajes animados y cómics que, de manera gratuita, te darán todo lo que necesitas para ser un héroe más.

Entonces, el haber prescindido del modo historia es una de las cosas que definen un interesante estándar, porque Blizzard nos enseñó que no siempre es necesario. Y aún así, cuando uno se sumerge en el universo de Overwatch al lado de una creciente comunidad que alberga ya más de 20 millones de usuarios, se da cuenta de que la compañía nos está dando también una clase de environmental storytelling en cada uno de los mapas que visitamos, que pese a discreta, muy importante.

Así, Overwatch se convirtió indudablemente en mi juego favorito del año, rompiendo para variar, con mis propios estándares.

Para finalizar, tampoco quisimos hacer a un lado otros títulos que también fueron el centro de los reflectores por diversos motivos durante lo que fue el año pasado, a continuación mencionamos algunos de ellos.

Pokémon Go

Desde que Pokémon Go fue presentado a través de su primer tráiler hace unos años, el público enloqueció y no era para menos: el sueño de convertirnos en verdaderos maestros Pokémon estaba comenzando a volverse realidad con una aplicación de realidad aumentada, que no solamente nos permitiría explorar los mapas de nuestra propia localidad, sino también atrapar y cuidar a nuestras propias criaturas. Así que cuando la aplicación finalmente llegó a los smartphones del mundo, se convirtió en un fenómeno instantáneo que rompió récords en descargas y alegaba la promesa de convertirse en un proyecto longevo, tal y como sus creadores, Niantic Labs, repicaron en diversas ocasiones.

Pero, infortunadamente, el público comenzó a perder entusiasmo. El problema de Pokémon Go no residía en su capacidad para unir comunidades, promover incluso las ventas de diversos negocios o en el hecho de que consiguió que hasta la persona más ajena al mundo de los videojuegos sintiese al menos curiosidad por probarlo. No, el motivo por el que el público comenzó a abandonar la aplicación, fueron las promesas y la ambición de Niantic rompiéndose; su imposibilidad para entregar funciones prometidas, como el vitalísimo intercambio de criaturas; las pocas posibilidades de personalización y, sobre todo, los baneos indiscriminados a usuarios que utilizaron aplicaciones de terceros, que también llevaron entre las patas a usuarios que no habían cometido fallas.

De cualquier modo, no podemos restar méritos a Niantic por haber permanecido bajo los reflectores durante unos buenos meses del año pasado y por continuar tomando en cuenta la retroalimentación de los usuarios que aún visitan la app, a través de nuevas funciones.

 No Man’s Sky

Otro juego del que escuchamos mucho durante 2016, fue No Man’s Skyaquél anuncio prometedor que vimos evolucionar desde el 2014. Cuando el juego finalmente llegó a las tiendas, fue prácticamente inmediata la división de opiniones, y aunque no determinaremos cuántas fueron negativas o cuántas más fueron positivas, fue evidente que el juego se envolvió en controversias.

Para empezar, No Man’s Sky sufrió de un par de retrasos que se justificaron con el hecho de que era un proyecto, literalmente, con miles de millones de posibilidades y gran complejidad en de la exploración de los mundos que podríamos visitar, y es que ese era su atractivo principal, así que la comunidad comprendió. Los problemas comenzaron cuando su creador, Sean Murray, hizo varias promesas, por ejemplo, que existiría un modo multijugador que hasta la fecha no ha llegado.

Para cerrar con broche de oro el gran año de Hello Games, el estudio también se vio envuelto en la controversia cuando varios usuarios remitieron quejas por publicidad engañosa, argumentando que las imágenes promocionales del juego no mostraban de manera transparente el contenido del juego, así que se inició con una investigación que afortunadamente concluyó a favor del estudio. Sin embargo, al final del día lo que importa es la opinión del público y No Man’s Sky para muchos representa una gran promesa que terminó siendo un fiasco.

Inside

Después del melancólico Limbo, todos nos preguntábamos si encontraríamos algo semejante o si sus creadores, Playdead, nos sorprenderían algún día nuevamente. Después de cuatro años, la conferencia de Microsoft durante E3 2014 fue el escenario para la presentación de Inside, título que continuó con su desarrollo de una manera muy discreta hasta 2016, cuando el público y la crítica lo recibieron con grandes elogios.

Inside rescata un poco de lo que Limbo nos acostumbró, una narrativa silenciosa que se apoya del sombrío entorno, colores muy sobrios, determinadas habilidades para resolver acertijos y algunos tintes de violencia. A pesar de que el curso de la historia y los finales son un poco autoconclusivos, al igual que con la entrega anterior del estudio, Inside se caracteriza por sus propias virtudes: le dice adiós a la soledad con la posibilidad de controlar a otros individuos para salir adelante y picos de dificultad más desafiantes, por supuesto, todo esto conviviendo dentro de un inteligente diseño de niveles.

Así bien, Inside fue uno de los juegos más memorables del año, pues logró perfeccionar el sello y la esencia de Limbo, sin precisamente divorciarse de la idea de romper sus propios esquemas para ganar su propia identidad.

The Last Guardian

Lo que parecía ser una promesa de la que nunca volveríamos a escuchar, una joya que eventualmente se enterraría en el cementerio de lo que pudo ser, nos sorprendió durante la conferencia de PlayStation en E3 2015 con su retorno triunfal, The Last Guardian no solamente llegaría durante ese mismo año, sino que los interminables años de espera valieron la pena.

Luego de que se supiera que el desarrollo del juego estaba lejos de ser cancelado, grandes responsabilidades cayeron consigo para el proyecto de Fumito Ueda, pues no solamente la expectativa de los usuarios que jugaron ICO y Shadow of the Colossus –ambos destacando por su grandeza– estaba a tope, sino que a ello se sumaban los años de espera y la incertidumbre durante todo ese tiempo.

Pero el juego llegó a las tiendas durante el último trimestre del año y tuvo un lanzamiento bien recibido que se acompañó de buenas críticas que lo mencionaban como un gran juego de aventuras, que aplaudían su bellísima dirección de arte y música, además de la historia y su peculiar dúo de protagonistas, terminando al fin, con el ciclo.

Firewatch

Hablando de premisas particulares. Representando la importancia que han cobrado los juegos independientes durante los últimos años llegó Firewatch, un título que no solamente nos atrajo con su diálogo y la resolución de los misterios de la historia a través de la exploración del entorno, sino también con el entorno mismo. Y es que Firewatch es el producto de la colaboración de dos personalidades que no son para nada ajenas a la industria: el artista Olly Moss, y Sean Vanaman, quien anteriormente trabajó en proyectos como el increíblemente narrativo The Walking Dead, de Telltale Games.

El resultado fue, efectivamente, una aventura gráfica bastante vívida que como era de esperarse tuvo una forma particular e interesante de contar su historia. Gracias a ello, se llevó la simpatía del público durante el primer trimestre de 2016, dándole a Campo Santo un primer paso con el pie derecho y, sobre todo, que nos deja a la expectativa de ver qué será lo que nos traerá el estudio a futuro.

Dead Rising 4

Para cerrar con broche de oro el año, llegó la cuarta parte de la frenética serie de zombis de Capcom, Dead Rising de paso para celebrar el décimo aniversario de la primera entrega. ¡Y vaya! qué mejor forma de pasar la temporada navideña que resolviendo misterios, nuevamente acompañándonos de la simpatía y los métodos irreverentes del legendario Frank West, quien está de vuelta en la franquicia.

Si habían disfrutado siempre del placer y la libertad creativa de Dead Rising para permitirnos eliminar hordas gigantescas de zombis, adoramos decir que esta entrega no es la excepción. Esta vez West, quien ahora es un profesor universitario, se encuentra en una ciudad de Colorado infectada en plena Navidad, luego de envolverse en una investigación organizada por una de sus alumnas, así que el juego hace referencia a dicha época con constancia, incluso poniéndonos a tono con algunas canciones navideñas al poner pausa y regalándonos hilarantes armas para eliminar zombis: como kits de estrellas para la punta del árbol que hacen estallar la cabeza del zombi en cuestión, o un Santa que sirve como distracción gracias a su música.

Aunque Dead Rising 4 sacrificó algunas cosas que disgustaron a su comunidad, como el cambio de voz para Frank, o la ausencia injustificada de ciertas características importantes para la serie, no abandona por completo la diversión. Y pese a que el juego tiene una exclusividad con Microsoft, ésta es temporal, así que los usuarios de PlayStation 4 podrán jugarlo durante la próxima temporada navideña.

***

No queríamos despedirnos sin antes aprovechar la oportunidad para desear a todos un feliz año, ¡ojalá que esta vez adquieran todos los logros de ese juego tan complicado! Y que este 2017 también se sorprendan con los próximos estrenos. Mientras tanto, no olviden contarnos qué esperan de este año y, ¿por qué no? Contarnos cuáles fueron sus juegos favoritos de 2016.

Facebook Comments
Total
0
Shares
0 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post

Resident Evil: The Experience también llegará a Londres

Next Post

For Honor abre su registro para la beta cerrada

Related Posts