[ M# Picks ] Lugares en videojuegos ideales para vacacionar

Vacaciones
Porque estos son los sitios que en realidad queremos visitar.

Estamos en pleno verano, esa época del año en la que, en circunstancias normales, muchos aprovecharíamos para salir de viaje y así olvidarnos un poco del estrés con el que tenemos que lidiar día con día. Si bien hay un sinfín de lugares en el mundo que nos gustaría conocer, como jugadores hemos recorrido escenarios increíbles en los cuales nos encantaría disfrutar de unas merecidas vacaciones… si tan sólo fueran reales.

Por tal motivo, en Missing Number nos hemos dado a la tarea de recopilar esos sitios ficticios a los cuales nos gustaría ir en nuestro próximo viaje, ya sea por sus hermosos paisajes, los lujos que ofrecen o las actividades que se pueden realizar. Así que ve por una bebida refrescante, ponte cómodo y acompáñanos a visitarlos.

Isla Banoi – Dead Island | Daniel

Probablemente una isla infestada de zombis no sea el lugar ideal para ir de vacaciones, pero si esta isla es paradisiaca y además cuenta con un resort de lujo, creo que sí lo consideraría. A pesar de que Dead Island no fue un juego perfecto, sí fue un título que disfruté mucho debido a que mostró de una manera más realista cómo sería sobrevivir en una apocalipsis zombi, o al menos así lo sentí en su momento. 

Dejando de lado a los muertos vivientes, Banoi es un hermoso lugar para explorar a fondo, pues cuenta con increíbles paisajes, playas con aguas cristalinas, selva, mansiones, cabañas en medio del mar y un gigantesco hotel cinco estrellas, el cual tiene unas albercas en las que siempre quise echarme un clavado… de no ser por los cuerpos y la sangre. Creo por eso me gustó tanto este juego, pues contrasta la belleza natural de la isla y sus lujos con lo grotesco y despiadado que puede resultar un zombi. 

Así que si quieres disfrutar de este bello destino, solamente debes llamarle a otros tres amigos, equiparte con un machete y lidiar con decenas de infectados que tratarán de acabar contigo. 

Seattle – The Last of Us Part II | GerasRKZ

Hace algunos días comencé por segunda vez la historia de The Last of Us Part II (algo que no hago normalmente) y, dejando aún lado la controversia en la que se vio envuelto, es un juego que me sorprendió y dejó agotado pero satisfecho. Como cuando aprendías a manejar; terminabas asustado, tenso, y hasta sudado por el estrés, pero feliz porque lograste estacionarte de reversa por primera vez.

La profundidad de la historia, motivaciones de los personajes y guion son temas para otra plática. En esta ocasión quiero hablarte del aspecto que me hizo babear: los gráficos y la forma en que fueron representadas las diferentes locaciones en el juego. Seguramente es mi yo antisocial el que escribe estas líneas, pero la atmósfera creada en Seattle, por ejemplo, me hacen desear muchísimo poder pasar unas buenas vacaciones ahí y perderme explorando hasta el último edificio, casa y automóvil abandonado (tal como en el juego).

Sí, el riesgo de morir horriblemente siendo mordido por un infectado o de un balazo en la cabeza por la WLF sería muy alto, pero solo imagina poder disfrutar de lugares completamente vacíos, llenos de espesa vegetación, sin escándalo de gente ni autos, el cantar de los pájaros en el fondo y el rocío de agua rozando tu cara mientras los rayos del sol te despiertan en medio de la nada. Puede no ser muy elegante, y conseguir comida sería de verdad un reto, pero sin duda es algo que estaría en mi lista de lugares para vacacionar.

The Gold Saucer – Final Fantasy VII | Fer

Durante mi infancia, tuve la fortuna de visitar lugares como Disneyland y otros parques de atracciones. A veces me preguntaba ¿cómo sería un lugar así pero tematizado con alguna franquicia de los videojuegos? Algunos años después obtuve esa respuesta: The Gold Saucer.

Este gigantesco complejo de entretenimiento localizado en Final Fantasy VII, es tanto una homenaje como una parodia y crítica sutil hacia sus homólogos en el mundo real. Con una gran variedad de juegos, locaciones y máquinas para pasar divertidos momentos, The Gold Saucer sería una auténtica aspiradora de dinero si existiese en nuestro universo.

Desde carreras de chocobos hasta hoteles ambientados en un eterno Halloween, no habría niño o adulto que no quedase satisfecho con una visita al iluminado parque establecido en Mt. Corel.

Por ahora la posibilidad de que Square Enix lleve a cabo algo similar en la Tierra es un poco lejana, salvo que reciba financiamiento de corporaciones como Disney o Universal. Así que por el momento la única opción será recorrerlo en el título original, o esperar a que su aparición en futuras partes de Final Fantasy VII: Remake nos deje nuevamente con la boca abierta.

Isle Delfino – Super Mario Sunshine | Allain

Isle Delfino es el paraíso tropical en el que se desarrolló Super Mario Sunshine. Este lugar lo tiene todo, un hotel de lujo, un pequeño pueblo bastante mono con lugareños súper serviciales, playas cristalinas con arrecifes de colores, un spa y hasta un parque de diversiones.

Si aún no te convences, sólo imagínate recostado en la playa con tu bebida favorita, comida deliciosa y un Yoshi haciéndote compañía. En serio quién no quiere pasar sus vacaciones en un Resort cinco estrellas en una isla tropical con forma de ¡Delfín!, es más según los rumores el mismísimo Mario podría volver para festejar su 35 aniversario con unas piñas coladas.

Silent Hill | Pamelaine_

Alguna vez escribí un artículo acerca de lo que –en mi interpretación– representa el pueblo maldito de Silent Hill para cada ser humano que pisa sus entrañas. Resumiendo mis palabras de aquel entonces, Silent Hill es más que un lugar repleto de neblina y criaturas mortíferas a montones; es un lugar en donde todos enfrentan un proceso de enfrentamiento con sus propios demonios, sus propias culpas y lo más oscuro de la inmensidad en su interior.

Así que, quizás Silent Hill no es el retiro espiritual en la India que muchos quisieran tener y no está cerca de ser un lugar paradisiaco, pero el encuentro con nosotros mismos de manera cruda y visceral es lo que posiblemente funcione para entendernos y entonces intentar salir adelante.

Baby Park – Mario Kart 8  | Hugo

Si bien no me gusta la sensación de caída libre, lo que provoca que no pueda disfrutar de los parques de diversiones, sí soy fan de los parques temáticos, y desde que vi el baby park en Mario Kart Double Dash quede fascinado y encantado con el nivel de detalle que había en dicha pista, por que más allá del desenfreno que podía ocurrir en la carrera ver como pasaba la montaña rusa por encima, una rueda de la fortuna enfrente, así como varios juegos mecánicos, fuentes, mansiones y hasta tiendas y lugares para descansar provocaban que quisiera ir a tal lugar.

Ahora con la próxima apertura del Super Nintendo World en Japón mi hype me traiciona al querer que se vea algo de cerca a lo que se ve el juego (lo que obviamente no sucederá). No importa si no ni el 10% de cerca al circuito de Mario Kart, siempre existirá el Baby Park al cual puedo regresar y sentir que paso una tarde ahí en los karts. Un gran lugar para vacacionar en los videojuegos, aunque solo dure unas pocas vueltas.

City of Columbia – Bioshock Infinite | Alfredo

¿Quién no ha soñado con vivir una aventura en una ciudad en las nubes? Pues Irrational Games logró llevarnos y con gran maestría en Bioshock Infinite después de habernos sumergido en dos ocasiones a Rapture en las profundidades del océano, su tercer juego nos hizo visitar la Ciudad flotante de Columbia y en Viajes Missing Number les decimos por qué tienen que visitarla.

Contrastando completamente con lo vivido en sus dos juegos previos, en el trípticos de viaje nos presentan una increíble ciudad viva y con gran colorido que siempre está de fiesta, su arquitectura neoclásica influenciada por las colonias estadounidenses de 1900 embellecen las calles, un sistema de transporte estilo montaña rusa que te llevará a todos lados y con muchos elementos de propaganda al excepcionalismo americano, la hacen una ciudad ideal para pasar unas vacaciones de verano.

En nuestra visita podremos disfrutar de increíbles vistas, así como de adelantos tecnológicos entre los que destacan complejos autómatas y armamento avanzado, aunque tendremos que sortear algunos ataques de George Washington motorizado y los Handyman, que por una extraña razón nos querrán ver muertos, estamos seguros que será un viaje inolvidable.

Comentarios