Buscar por fecha
junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
ThatArklayPlace

God of War: La larga lucha de un bárbaro contra los dioses

Celebramos el segundo aniversario de la última entrega de la serie con una retrospectiva a Kratos y su evolución durante los últimos 15 años.

Desde que David Jaffe y su equipo lanzaran el inicio de las aventuras de Kratos en 2005, el mundo quedó fascinado con el guerrero espartano y su lucha contra todo los que se le oponga. Y es que más allá de sus actos de violencia desenfrenada, la historia de God of War es una serie de desafíos al destino mismo por parte de un bárbaro y sus aliados.

¿Pero por qué llamar al espartano un bárbaro y no un simple guerrero, dado sus orígenes griegos? Pues precisamente en este escrito explicaré el por qué esta denominación, sin ser peyorativa, le queda como anillo al dedo al Fantasma de Esparta. Y es que Kratos podrá ser todo, menos un soldado cualquiera.

El bárbaro, o el arquetipo del guerrero furioso

Si bien es sabido que Dungeons & Dragons es considerado el abuelo de muchos medios de entretenimiento interactivo, no siempre se habla de su influencia al definir el molde para muchos héroes o villanos futuros. En concreto estamos hablando de los arquetipos como un conjunto de comportamientos, trasfondo, habilidades y hasta el estilo de pelea que engloban a muchos personajes bajo determinadas clases.

Ahora bien, en mi opinión un arquetipo no es una camisa de fuerza que restringe la creatividad de los artistas, sino una guía que puede ayudarles a definir a protagonistas o antagonistas por igual. Y dado que Santa Monica Studio tenía la tarea de desarrollar un videojuego, se necesitaban conceptos básicos para darle forma al bárbaro cubierto de cenizas y marcas rojas.

Uno de estos modelos es precisamente el del bárbaro, un tipo de guerrero que utiliza la furia o la ira como principal herramienta de combate. Y aunque dicha forma de agresión suele estar limitada a momentos críticos durante la batalla, es suficiente para hacer temblar a los enemigos y a alguno que otro aliado desprevenido.

Ejemplos de dicho arquetipo sobran en los multiversos de ficción, por lo que mencionaré a algunos de mis favoritos: Conan (al menos en sus versiones literarias de Robert E. Howard), Tryndamere de League of Legends, Mathayus en The Scorpion King, Yasha y Grog Strongjaw de Critical Role, Guts de Berserk y por supuesto, Doom Slayer de la serie DOOM.

Más que solo músculos y enojo puro

God of War Bárbaro

Dado que se trata de una clase marcial, los bárbaros hacen uso de su fuerza para resolver la mayoría de los problemas. Por si no fuera obvio lo anterior se hacer notar en su musculatura, el sueño dorado de algunos fisicoculturistas y adolescentes amantes de la acción

Mas esto no necesariamente quiere decir que sea su único recurso, pues puede complementar su musculatura con habilidades, conocimientos y armas relacionados con su profesión o pasado. Considero que tales cualidades son esenciales para establecer un personaje tridimensional, de lo contrario tendríamos a un bruto que no tardaría en aburrirnos rápidamente.

Y así como Conan es también un ladrón competente o Guts sabe fabricar su propio arsenal, Kratos llamó mi atención desde su primera odisea por su inquebrantable disciplina marcial, cierta afinidad por los acertijos y su innegable amor por su familia. Esto último es fundamental para entender la evolución del bárbaro de God of War, pues su deseo de proteger a los suyos es tanto una bendición como una maldición. Además, tal objetivo se vincula a un concepto de origen griego que marcó la primera trilogía de la franquicia: la hibris.

La arrogancia divina y el ocaso del Olimpo

God of War Kratos

A pesar de que a Grecia se le suele considerar como la cuna de la civilización occidental, en su cultura existen conceptos bastante ajenos a nuestro contexto actual pero no por eso menos interesantes. Uno de de ellos es la hibris o la transgresión de los mortales a la voluntad divina, mismo que era causada por la pérdida del control de los propios impulsos.

Como los helenos no tenían la noción del pecado en sí (como las culturas con religiones monoteístas), la hibris representaba el desenfreno que cualquier personaje manifestaba al querer imponerse sobre el destino.

Y como cualquier forma de arrogancia llevada al extremo, ésta era merecedora de un castigo divino según la tradición griega.

“Aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco”

Eurípides

En caso de que hayas leído o escuchado cualquier mito de esta cultura, seguramente sabrás del trágico final de aquellos que osaron desafiar a los dioses:

  • Belerofonte cae de Pegaso por querer ser tan grande como Zeus, muriendo o quedando desfigurado.
  • Aracne fue transformada en una araña por alardear ser mejor que Atenea.
  • Sísifo quiso huir de la muerte y terminó cumpliendo una tarea inútil para toda la eternidad.
  • Odiseo creyéndose intocable, terminó sin tripulación o barco en su regreso a Ítaca.

¿Eran acaso éstos castigos, una muestra de justicia? Algunos sí y otros definitivamente no. Para Kratos su afán de llevar el nombre de su Ciudad-Estado a lo más alto lo llevó a perder a su esposa y a su hija, ganándose el merecido apodo del Fantasma de Esparta.

Si esto fuera una tradicional tragedia griega, este sería el final de nuestra historia con nuestro héroe devastado y Ares riéndose a lo lejos. Pero hay algo que los hombres y mujeres del Olimpo olvidaron: nadie escapa a su destino, ni siquiera los dioses.

La venganza contra el Panteón Griego

Bárbaro Kratos

Ahora es bien sabido que el plan de Ares para deshacerse de Kratos, era para evitar la profecía que el Fantasma de Esparta derrocaría al panteón griego (tal y como Zeus derrotó a su padre Cronos). Sin embargo al inicio del primer juego ésto no se sabía, pues a los jugadores se nos indicaba solamente matar a monstruos fantásticos y explorar cada rincón de los niveles.

Para encubrir su engaño, el antiguo dios de la guerra y otros seres sobrenaturales encargaron a Kratos tareas imposibles que iban creciendo en intensidad conforme pasaban los escenarios, con la falsa promesa de hacerlo reencontrarse con su familia.

Como un ávido lector de cuentos mitológicos antiguos, poco a poco pude darme cuenta de que el trato de los dioses era demasiado cierto para ser verdad. Y cuando el propio Zeus intervino para quitarle al espartano su poder y divinidad en God of War 2, me di cuenta que el resto de esta saga consistiría en pintar el Olimpo con la sangre del panteón Helénico.

Ya obtuviste tu venganza ¿y ahora qué?

God of War Barbaro

Puede que suene increíble pero los combates en la primera trilogía de la serie pueden compararse al frenesí de un guerrero encolerizado. Este enojo empieza acabando con bestias que aterrorizarían únicamente al humano promedio, para luego terminar con los seres divinos en un mar de gritos y vísceras.

Lo más interesante llega con la muerte del dios del trueno pues al igual que un frenesí, la victoria de Kratos no le brinda la satisfacción o la paz mental que tanto había buscado. En lugar de ello, su triunfo lo deja contemplando a un mundo devastado y con un vacío en su interior. Es bastante posible que después de ver la destrucción que había causado, el bárbaro protagonista de God of War finalmente hubiese entendido las consecuencias de sus actos. Y por muy “justa” que haya sido su causa o lo adecuado del hibris para los dioses, no había duda de que los mortales pagarían los platos rotos dentro y fuera de Grecia.

Fue en ese momento en que el antihéroe decidió sacrificarse, entregándole el poder de la esperanza a la humanidad y retirándose de aquella región.

El camino hacia la redención en tierras nórdicas

God of War Bárbaro

Puede que no sepamos con exactitud lo que ocurrió entre el final del tercer título y la entrega de 2018, al menos hasta que se lance el cómic intercuela de la franquicia. Sin embargo en el reciente juego se nos dan pistas de que la destrucción del Olimpo, trajo una serie de calamidades a los habitantes del norte.

Entre tales desastres podemos imaginar los siguientes: inundaciones que mataron a miles, hambrunas que provocaron saqueos, matanzas que saturaron el inframundo de los nórdicos y otras desgracias interpretadas como el inicio del fin por mortales y dioses por igual. Y en medio de tales debacles (así como la subsecuente paranoia), se encuentra un Kratos aparentemente ajeno a todo ello. Con un hijo forzado a madurar rápidamente y una esposa fallecida, el viejo soldado únicamente busca vivir el resto de sus días en paz.

Tras un encuentro fortuito el destino no solo lo pone en una nueva aventura, también vuelve a encender su furia espartana. Sin embargo los años lo han templado, siendo aquí donde realmente comencé a apreciarlo como un personaje tridimensional. De masacrar a deidades sin pensar en sus repercusiones, ahora emplearía su poder para proteger a su hijo y a otras personas importantes.

Es imposible saber si el nuevo camino de Kratos lo llevará a la redención, tratando de que Atreus sea alguien mejor y evite los errores que él cometió. Mas estamos seguros que con el inminente Ragnarok, el bárbaro de God of War será a puesto a prueba como nunca en su vida.

Facebook Comments
Total
2
Shares
2 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post
Minecraft ONU

Minecraft y la ONU unen fuerzas en una campaña contra el coronavirus

Next Post
Resident Evil 2

Actriz de Resident Evil 2 trabajó en nuevo proyecto junto a miembro de RE3

Related Posts