Buscar por fecha
mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
ThatArklayPlace

My Current Obsession | God of War

God
Atrás quedaron los gritos de ira para dar paso a las enseñanzas de un padre y la melancolía de tiempos pasados. Un viaje que inició en la venganza y continúa por la redención.

Es una tarde lluviosa y en mi sala, sólo se ve la luz de la televisión; se escucha el retumbar de las ventanas a causa del estruendo que está provocando la tormenta. De fondo, se percibe sutilmente el ventilador del PlayStation 2 que me había prestado mi amigo de la preparatoria. Complementando la escena, cual otra decoración más, me encuentro sentado en el sofá, inmóvil, mirando fijamente a la pantalla del televisor mientras escucho esta canción.

Intento ordenar mis pensamientos mientras sigo viendo los créditos del juego que acabo de terminar. Los coros de la melodía épica invaden mi mente mientras se me eriza la piel con imágenes de varias de las escenas de la aventura que me acaban de dejar inconclusa: “¡No! ¡No puede terminar así!” me repito una y otra vez mientras el hype no me deja procesar lo que acaba de ocurrir.

“¡Zeus, tu hijo ha vuelto y trae consigo la destrucción del Olimpo!” es el último dialogo del juego que sigue en mi cabeza, imaginándome impaciente cuanto tiempo falta para que llegue dicha destrucción.

El final comienza… de nuevo

Uno de los finales más recordados en la historia de los videojuegos; ese es el lugar que le corresponde a la escena final de God of War 2 y apuesto a que no soy el único que quiso congelarse cual Capitán América para dejar que pasaran los años y despertar inmediatamente después del lanzamiento de God of War 3 en aquél ya lejano 2010.

Estamos en la segunda mitad de 2018 y sigo sin creer que God of War 4 (o simplemente God of War) haya continuado su historia, pero ahora el contexto es diferente: Kratos está de vuelta, pero no de la misma forma. Las cicatrices de las viejas peleas están ahora en una piel que sufre los estragos del tiempo y de la edad, pero la ira, la furia y el enojo ya no están en Midgard, la tierra donde reinan los dioses nórdicos y donde se encuentra refugiado el Fantasma de Esparta como alguna vez fue conocido.

El viaje que comienza el cansado Dios no viene acompañado de la motivación de la venganza; ahora no se trata de derramar sangre para tratar de aminorar los pecados. El castigo ha sido olvidado y abre paso a la redención y al anhelo de una paz que parece no llegar. Faye, la nueva esposa de Kratos ha muerto, y su última voluntad es que sus cenizas sean llevadas al pico más alto de todos los reinos, terminando de forjar así los lazos de unión entre Kratos y su hijo Atreus, descubriendo que su futuro tal vez no será tan tranquilo como desean.

Un reboot mezclado con secuela

God of War 4 es un gran juego por sí solo: sólido en mecánicas, en ritmo, gráficos y sonido. Merece todos los reconocimientos y buenas calificaciones que obtuvo en sus respectivos análisis. Sin embargo, una sensación de nostalgia me invadió durante gran parte del juego mientras me proponía terminarlo.

Kratos y Atreus

Sin darnos cuenta, aceptamos como fans y recibimos con las manos abiertas un cambio radical en gameplay para la franquicia.

Aceptamos a un Kratos más maduro que no busca destrucción ni asesinar todo lo que se cruza a su paso. Y dimos nuestro sello de aprobación a la nuevos escenarios, enemigos y banda sonora.

Y es que todo esto era un cambio necesario en la franquicia, con seis juegos manteniendo la misma fórmula, era complicado que Santa Monica pudiera recrear la misma sensación. Como todo elemento creativo, cada parte que conformaba a God of War tenia que evolucionar. ¿Cuál era el siguiente paso natural para la franquicia? Experimentar el cansancio y los estragos de los conflictos pasados del personaje de Kratos.

Un sacrificio necesario

Aunque entiendo perfectamente el trabajo que existe detrás de God of War y que lo disfruté de inicio a fin, no puedo evitar sentir que el costo para madurar fue perder todo aquello que volvía épico a la franquicia. Atrás estaban los enfrentamientos contra dioses enormes, las escenas de titanes castigados sosteniendo al mundo, los grandes ejércitos combatiendo de fondo mientras los dioses griegos tienen sus propias disputas.

Las ejecuciones de diferentes enemigos y dioses servían de complemento para aquél sentimiento de sed de venganza del personaje principal, y no podemos negar que muchas de estas ejecuciones también eran por demás sobresalientes: ahora tenemos muertes más realistas y no tan exageradas. Otro de los cambios más notorios lo podemos observar en la banda sonora del juego, los coros que auguraban guerra habían sido cambiados por cánticos y violines de melancolía. Precisamente esto es el reboot de God of War, melancolía por nuestros actos pasados, por cada muerte, por cada batalla, por aquella venganza consumada.

“Cierra tu corazón a esto, vamos… nos espera un largo camino por delante”

Y no digo que esto sea malo. Es natural que durante nuestras vidas vayamos perdiendo ciertos elementos que definen a nuestra persona, y precisamente esto es lo que nos permite seguir avanzando, seguir aprendiendo, y seguir creciendo como personas. De esta forma podemos voltear al pasado y anhelar viejas anécdotas, antiguos sucesos, y a personas que tal vez ya no están con nosotros. Al final es lo que nos convierte en humanos.

Y precisamente God of War, es un título más humano, conectado con más sentimientos que engrandece aquella vieja historia de una lejana tierra donde gobernaban otros dioses, y logra convertirla en mito como los relatos originales de los cuales está basado el juego. Kratos no obtiene más que desolación al final de God of War 3, es por eso por lo que cae rendido después de lograr el asesinato de su padre, Zeus.

Un paso a nuevas generaciones

Kratos Father

Recuerdo que, en mis tiempos de estudiante, miraba con cierto anhelo un espectacular que se encontraba en el trayecto de mi casa a la universidad promocionando God of War 3. El costo de un PlayStation 3 era algo prohibitivo en aquella época y una parte de mí pensaba que pasarían muchos años para que pudiera concluir la historia que años atrás me había dejado congelado frente a la pantalla con el final del segundo título. Efectivamente los años pasaron y una de las primeras cosas que hice cuando recibí mi primer sueldo fue conseguir dicho título y una consola para jugarlo. Eso representaba para mí la conclusión de la primera trilogía, un logro y satisfacción personal.

Ahora Santa Monica tiene la difícil tarea de darle un final digno a Kratos en esta posible nueva trilogía, de crear una nueva y grandiosa historia en este nuevo universo con dioses de otra cultura, pero sobre todo: de que las nuevas generaciones tengan este nuevo logro y meta personal de cerrar el ciclo de estas batallas épicas y melancólicas entre padres e hijos.

“Cierra tu corazón a eso. En nuestro viaje, seremos atacados por todo tipo de criaturas. Cierra tu corazón a su desesperación. Cierra tu corazón a su sufrimiento. No te permitas sentir por ellos. Ellos no sentirán por ti.” – Kratos

Facebook Comments
Total
0
Shares
0 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post
Critical Role

Critical Role: Actuación, Calabozos y Dragones

Next Post
Uncharted

Producción de la película de Uncharted podría estar muy cerca de comenzar

Related Posts