Reseña | Obey Me

ObeyMe_Interior
El destino del mundo en tus manos, entre una guerra de demonios y tu mascota

Una buena parte de la escena independiente en los videojuegos ha caído en un estancamiento de originalidad. Varios títulos buscan emular viejas glorias del gaming, ya sea en gameplay o en estilo gráfico a través de una oleada de títulos que a mi parecer pueden caer en lo efímero, y que posiblemente nadie recordará en algunos años.

Afortunadamente, también hay una buena parte de desarrolladores que buscan darle un toque novedoso a los títulos que entregan, Obey Me es uno de ellos. Este título no sigue esta moda por querer aparentar algo que no es y replicar una fórmula que parece funcionarle a muchos otros estudios. No, Obey Me resulta un juego lleno de actitud y estilo, aunque desgraciadamente su optimización termina por afectar gravemente varios de sus atributos más llamativos.

Desarrollado por Error 404 Game Studios, un modesto estudio con sede en Argentina, Buenos Aires y publicado por Blowfish Studios, Obey Me nos ofrece un interesante brawler (beat ‘em up para los de la vieja escuela) con vista top-down con un gameplay que se siente que renueva al género tomando varios elementos de otros.

Acabar con el apocalipsis o ser parte de él

La premisa del juego nos coloca en los zapatos de Vanessa Held, un demonio novato que actúa bajo las órdenes de Amon, uno de los jefes del bajo mundo demoníaco; Vanessa comienza su cruzada haciendo un pequeño trabajo para Amon acompañándose por su amigo canino Monty. Sin embargo, con la posterior llegada de un ángel, ella descubre que su jefe está tramando algo más oscuro que solamente cobrar las cuentas.

La historia apocalíptica de Obey Me viene muy al estilo del cine de finales de los ochenta (demonios siendo gángsters queriendo acabar con el mundo), y un desarrollo de personajes bastante bien logrado, Obey Me logra simpatizar con el jugador gracias a la personalidad de sus protagonistas, mientras que Vanessa solo busca hacer su trabajo y es sarcástica en cada momento, Monty se encarga de hacer cosas extrañas y asquerosas como oler a sus enemigos y comérselos, además de bromear cada que puede.

Algo que me agradó bastante es que la historia logra expandirse con una serie de cinco cómics publicados por la editorial Dynamite donde podrías entender más del universo del juego y complementarlo con las hojas de lore que vas encontrando en el mapa.

Un gameplay con mucha personalidad

El punto fuerte de Obey Me es su gameplay. Tomando elementos como la vista y mapas de los dungeon crawlers, las mejoras de nivel y habilidades de los hack n’ slash, y las hordas de enemigos de los beat ‘em ups, se logra una amalgama lo suficientemente sólida y retadora para el jugador.

Con diferentes armas para atacar y habilidades desbloqueables, tendrás suficientes variantes para personalizar tu estilo de combate. Si deseas poder; usa el martillo, si deseas agilidad; usa el cuchillo de energía, mientras que con los guantes obtendrás un balance entre ataque y defensa, o sí los tres estilos te agradan cambia en tiempo real de arma entre golpes para poder mejorar tus combinaciones.

Cada una de las armas se complementa con una acción especial, ya que el cuchillo de energía te dará una teletransportación bastante útil para poder esquivar a tus enemigos; el martillo por su parte te permitirá convocar hasta 3 esbirros que atacarán a distancia; por último, los guantes te proporcionarán un gancho para poder acercarte y seguir causando daño con el riesgo de que también te dañen a ti.

Obey Me Skills

Lo que termina por afianzar esta mezcla es la capacidad de jugar en modo cooperativo local con un acompañante que usará a Monty, quien cuenta con su propia gama de habilidades, aunque sí se siente un poco más limitado a diferencia de las capacidades de Vanessa. Si deseas jugarlo en solitario, Monty será una habilidad más que puedas utilizar para complementar tus combos.

Esta simbiosis entre Vanessa y Monty sirve para dar ataques especiales aparte de curarte, por lo que llenar la barra de energía para poder ocuparla para provocar daño y curación a la vez es vital para avanzar en su modalidad más difícil.

Algo curioso en todos estos elementos es que los enemigos contarán con una barra de daño causado, es decir, entre más daño continuo se les provoque más rápido se llenara esta barra para que al momento de estar llena si son atacados con las habilidades de Monty o la simbiosis entre Vanessa y él, los enemigos quedarán paralizados además de recibir daño adicional.

He de admitir que algo que al inicio me pareció innecesario fue la cantidad de obstáculos en el mapa. Sin embargo, al ver que podían jugar en mi contra o a favor, se convirtieron en un elemento más de estrategia a la hora de derrotar a mis enemigos. Aunque sí creo que por momentos rayan en el límite de lo sobresaturado.

Otro elemento más a destacar son las peleas con los jefes, donde regularmente te tendrán peleando en un terreno neutro (sin obstáculos en el mapa) pero que con cada ataque del enemigo te harán replantear tu estrategia hasta que logres derrotarlos. Algunos haciendo ataques dobles, llenando el mapa de fuego o inmovilizando a Monty, lo que limitará tus posibilidades de ataque en solitario o en cooperativo por lo que cada enfrentamiento se sentirá único.

Asimismo, el juego te evalúa en diferentes secciones para determinar tu rango según tus combos logrados y al final de cada nivel determinarán tu calificación de acuerdo con el tiempo que hayas necesitado para terminarlo, las vidas que ocupaste y el daño recibido, haciendo que trates de conseguir el mejor desempeño.

Todos estos elementos hacen de Obey Me un título con mucha personalidad y algo a resaltar para ser un indie es que es propositivo, único y arriesgado. Siendo el primer trabajo del estudio creo que tiene mucho valor entregar un producto tan solido en argumento y jugabilidad, aunque cómo todo buen inicio, no está exento de ciertas fallas.

“¡Oye Monty, no te comas eso!”

En el apartado musical el juego tiende a ser repetitivo. Entiendo que la temática demoníaca y apocalíptica se lleve bien con el sonido del metal, pero por momentos es necesaria una variación y más cuando las personalidades de Vanessa y Monty son sarcásticas hasta por momentos muy humorísticas lo que provoca ciertos choques entre lo que dicen y como se comportan los personajes contra lo ofrecido en la banda sonora.

En cuanto a los escenarios, estos por momentos se sienten acartonados. Entiendo lo complicado de conseguir más detalle en cada uno de ellos, incluso el estudio logra que se vean muy bien ciertas zonas, pero no es constante lo que provoca que algunas secciones del mapa se vean muy muy bien (el escenario del segundo jefe, por ejemplo), y otras decaigan estrepitosamente.

Obey Me Portal

Estos detalles son perceptibles, pero si se ponen en balance no terminan siendo algo que afecte de forma drástica al juego, hasta que llegamos a la parte de la optimización.

La versión que emplee para realizar esta reseña fue la de PlayStation 4 y se jugó en una consola edición normal, lamentablemente el framerate llegaba a caer tanto que las peleas se volvían frustrantes por recibir daño a causa de la afectación a la jugabilidad. Una falla extremadamente importante, que esperamos pueda corregirse en una actualización próxima.

Reconozco los logros y atrevimiento del estudio, pero creo que no depurar estos problemas técnicos de optimización, por lo menos en su versión de PS4, si demeritan gran parte del trabajo que habían conseguido, ya que terminan por afectar precisamente uno de los aspectos más destacables: el gameplay.

  • Gameplay interesante
  • Jefes variados y bien logrados
  • Buena dificultad
  • Juego cooperativo en modo local
minus
  • Partes del mapa muy simples
  • Soundtrack repetitivo
  • Fallas graves de optimización
Veredicto
6.1
10
"Necesitarás unas nuevas botas después de esto"

Reseña | Obey Me

Obey Me, más allá de querer ser pretencioso, logra ser audaz con un gameplay variado combinando varios géneros, entre ellos el beat ‘em up que esta escaso de exponentes nuevos en la actualidad. Creo yo, esa es su mejor cualidad, demostrar que se puede dar nueva vida a géneros ya no tan prolíferos y crear nuevas experiencias.

Teniendo como punto central la jugabilidad, el estudio necesita pulir los detalles que lo complementan, más cuando la optimización tiende a estar en contra de la cualidad más sólida que lograron.

Siendo el primer desarrollo del estudio es obvio que podremos encontrar ciertos detalles, pero creo que Error 404 Game Studios logra su cometido de que la industria, la critica y los jugadores reconozcan el buen trabajo que se esta logrando en la región. Aunque más allá de ubicarlos solamente como un estudio de desarrollo latino americano, debemos de seguirles la pista por el talento y la capacidad de sobresalir en un mercado indie saturado con un juego interesante, atrevido, pero sobre todo que aún con fallas, es interesante en la propuesta que plantea.

Comentarios