Buscar por fecha
mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
ThatArklayPlace

Reseña | Mulaka

Mulaka
El ambicioso proyecto del estudio Lienzo, ha dado vida a una divertida aventura que nos recuerda cuán importante es nuestra herencia cultural.

Imagina un mundo gobernado por dioses y espíritus del inframundo, un universo que se crea y se destruye en incontables ciclos. Y en medio de todo esto hay mortales que contribuyen al beneficio o al deterioro de la creación. Un día, uno de los campeones a favor de preservar la vida, es llamado al desierto de Samalayuca. A partir de ahí, comenzará la odisea de Mulaka.

Relatos de una tierra olvidada

Mulaka

La historia de Mulaka, consiste en el relato clásico del camino del héroe mientras éste trata de salvar el mundo de la destrucción. El protagonista al ser un chamán o Sukurúame –como es conocido en la lengua rarámuri–, tratará de convencer diversos espíritus de la naturaleza para unirse y detener a las fuerzas oscuras que amenazan el universo. A cambio, necesitará resolver conflictos locales en cada mapa y ayudar no sólo a los espíritus divinos, sino a las personas o o animales que viven en cada mapa.

Si bien el argumento del juego no es sobresaliente, sí se va entrelazando con la cosmogonía tarahumara, así con las diversas habilidades que Mulaka va adquiriendo en cada acto. Por ejemplo, en un punto de la historia, el chamán consigue los poderes de un carpintero real, mediante los cuales puede acceder a zonas difíciles en eventos posteriores, o revisitar los ecosistemas encontrados previamente.

Este backtracking se logra de manera natural, y me permitió descubrir nuevos secretos y seguir explorando el bello mundo de Mulaka. La ida y vuelta por cada rincón de los diferentes, me hizo darme cuenta de cada objeto, camino o ítem, se sienten orgánicos, se ven preciosos y cumplen una función importante. Un evento que me hizo dar cuenta de lo anterior, fue cuando la manera en que la propia historia, me fue conduciendo por un sendero de enemigos y acertijos, para finalmente llevarme a una caverna en donde se encontraba el jefe.

A parte, el argumento del título independiente, posee un sutil mensaje en pro de la preservación del ambiente y el acervo cultural de uno de los grupos indígenas sobrevivientes en nuestro país. Es importante mencionar la gradual desaparición del estilo de vida y las tradiciones de los tarahumaras, debido a muchos factores históricos, políticos y sociales.

Después de recolectar diversos artículos relacionados con esta etnia y hablar con algunos NPC clave para la historia del juego, Mulaka me ayudó a darme cuenta del valor de la riqueza cultural que tiene nuestro país, así como la forma en que Lienzo logró implementar este mensaje positico sin tomas tintes moralistas, ni volverlo un impedimento para disfrutar la jugabilidad.

Mulaka

Mulaka también cuenta con algunas animaciones para narrar los momentos más importantes de la historia. Unas son a todo color, mientras que otras son ilustraciones en escala de grises, dándole variedad a la manera de contar la historia del chamán y sus allegados; aunque casi no hay actuación de voz, el juego no la necesita, pues las cinemáticas son lo suficientemente explícitas para ponernos al tanto de lo ocurrido. La aparición de éstas en medio de la partida, tampoco interrumpe el ritmo de juego.

La animación está tan bien lograda que parece como si estuviera en medio de una fogata, escuchando las sabias palabras de un anciano mientras éste cuenta otro pasaje en la eterna lucha entre el bien y el mal. Si a esto se le suma un bello arte conceptual, el resultado es una narrativa sólida que guía al jugador a querer saber más de esta historia y sus personajes.

Definitivamente, la fusión orgánica entre una narrativa bien contada y personajes que invitan al jugador a recorrerla de principio a fin, es uno de los puntos más fuertes del juego. Pero ningún juego estaría completo sin mecánicas que motiven a los usuarios a terminarlo. El caso de Mulaka no es ninguna excepción, ya que para sobrevivir a su mundo, posee varias herramientas y habilidades a su disposición.

Jugando como un chamán

Mulaka

Uno de los elementos que componen la jugabilidad de Mulaka, es la manera en cómo interactúa el personaje con el resto de los NPC, sean aliados o enemigos. Con los primeros, simplemente me acerqué para hablar, o más bien para recibir información o ser felicitado, ya que el héroe rarámuri es mudo.
En el caso de los segundos, los atacaremos con nuestra arma principal, una lanza muy útil para enfrentamientos de melee y para arrojarla a una distancia considerable. Aunque no hay un sistema de combos, sí hay variaciones entre el ataque rápido pero débil y el lento que es más fuerte.
Conforme yo ejecuté mis ataques, acumulé energía para después emitir un devastador ataque de área, en un efecto tan impresionantemente visual como emocionalmente satisfactorio. Esta especie de ofensiva especial, fue un gran salvavidas para librarme de múltiples amenazas que me rodeaban, así como para someter a los jefes. En consecuencia, los diversos usos de la lanza me permitieron voltear la balanza del combate a mi favor, pero sin desequilibrar el gameplay.
En otro punto de la historia, pude mejorar mis atributos y las estadísticas del arma principal. Sin embargo, esta opción nunca fue indispensable para completar el juego, pues como recalqué en párrafos anteriores, siempre dependí de nuestra maestría con el control para salir airoso de cada combate.
Además, como miembro de la cultura tarahumara, el protagonista tendrá la habilidad de correr de forma casi ilimitada, siendo otra de las muchas formas en que el estudio de Chihuahua, logró llevar ciertos aspectos de la realidad al plano del juego.
Mulaka
Dicha habilidad innata, me permitió al desplazarme rápidamente por el mapa sin cansarse, creando en el proceso un efecto de túnel que se ve y se siente bastante bien. Otra de las consecuencias positivas para la experiencia del juego es que con la ayuda de esta supervelocidad, pude explorar más rápido ciertas porciones del mapa y recordar mentalmente cuáles zonas eran seguras y cuáles estaban plagadas de enemigos.
Por si todas las habilidades y armas anteriores no fuesen suficientes, el Sukurúame tiene una visión especial para encontrar ciertos objetivos. Éstos podrán ser parte de la odisea principal, o piezas de valor secundario.
De un inicio, se podría pensar que esta última habilidad, podría romper el juego. Sin embargo los desarrolladores en Lienzo, encontraron la forma de balancearla dándole un tiempo limitado. En mis sesiones de juego, realmente pasaron horas antes de que tuviese que emplearla, dado lo bien construidos que están los mapas. Cuando finalmente accedí a ella, pude encontrarme con espectros que me contaron parte de su historia personal, así como algunos elementos enriquecedores de la narrativa principal y cómo éstos afectan a mi aventura como héroe.
Otra forma en que el estudio evitó el posible abuso de esta herramienta, fue volverla dependiente de la reserva mágica de Mulaka. Debido a lo anterior, no podrá acceder a este sexto sentido, al mismo tiempo de que me transformaba en animal, un poder del que hablaré a continuación.
Mulaka
Al ser un puente entre la naturaleza y el mundo espiritual, Mulaka podrá cambiar su apariencia brevemente, por la de un animal considerado sagrado para la cultura tarahumara. Sin arruinar mucho de la trama del juego, el uso de esta transformación es relevante para el combate y la exploración. El juego comete el acierto de indicar sutilmente cuáles de nuestras transfiguraciones bestiales, será la adecuada para cada caso.
En resumen, Mulaka es un juego donde es necesario utilizar cada habilidad que tengamos disponible. Te puedo asegurar que cuando las aproveches en el momento indicado, experimentarás un verdadero sentimiento de logro y satisfacción, mismo que te alentará a seguir avanzando. Y vaya que hay motivos de sobra para progresar en el juego, ya que el mundo tarahumara esta lleno tanto de bellísimos niveles para contemplar como de crueles alimañas, dos aspectos de los que hablaré en el siguiente apartado.
Escenarios bien diseñados y peligrosos moradores

Mulaka

El universo del Sukurúame, está dividido en pequeñas zonas o instancias. Cada una de ellas, refleja un ecosistema nativo de la Sierra Tarahumara, como las Barrancas del Cobre. También están presentes, otros escenarios naturales de nuestro país, como selvas o bosques de montaña.

De igual manera hay asentamientos humanos, cuya arquitectura se integra al paisaje como si fuera uno solo. Una muestra de ello es el poblado de Pakimé, en dónde los tonos naranja de los edificios de adobe, se combinan con el café de las montañas o el azul del cielo. Esta diversidad de matices, le da vida a la aventura de Mulaka y me invitó a recorrer cada rincón del juego, en espera de encontrar una sorpresa y poner una sonrisa en mi boca.
Cada uno de los mapas esconde diversos secretos, mismos que pueden encontrarse con las habilidades del chamán y el ingenio del propio jugador. Todos ellos son una clave para entender el trasfondo cultural e histórico de Mulaka, aunque de ninguna manera son obligatorios para completar la historia principal. Algunos de estos secretos tienen que ver con cómo los tarahumaras veían el universo, mientras que otros se relacionaban con las tradiciones, costumbres y hasta los juegos infantiles que los miembros de esta cultura mantienen a pesar de las dificultades.
Mulaka
Por otro lado, también existen muchas criaturas, que serán un obstáculo para conseguir nuestras metas. Muchos de estos enemigos, están inspirados en seres del imaginario tarahumara, tal y como el estudio Lienzo ha explicado en su minidocumental.
Para vencerlos en cada combate, el juego me forzó a estar en constante movimiento y emplear una estrategia diferente, una situación que no tuve problema para adaptarme y actuar en consecuencia.
Por ejemplo para los Seelo (criaturas con aspecto de mantis), una combinación de ataques rápidos y lentos, fue la clave de mi victoria sobre ellos. En cambio, para vencer a los Ganokos (seres elementales muy agresivos), tuve que esquivar sus embestidas en el momento justo y así comenzar a hacerles daño.
Como dato adicional, cada primer encuentro con un adversario me permitió desbloquear una entrada en el menú. Esta especie de bestiario digital, fue muy interesante pues me permitió conocer más de la influencia rarámuri en Mulaka, así como la forma en que Lienzo llevó la mitología al ámbito de los videojuegos.
Mulaka
No podrían faltar los inmensos jefes, quienes me hicieron la vida imposible cuando no identifiqué rápidamente sus patrones de ataque, o sus puntos débiles. La apariencia de éstos enemigos, varió desde animales gigantes hasta seres espirituales deformes, todos ellos corrompidos por la oscuridad que amenaza al mundo de Mulaka.
El uso de diversas estrategias para vencer a cada uno de mis adversarios, hizo que cada uno de mis encuentros fuera memorable, sin importar si estuviese usando mi lanza para derribar a un Seeló volador o usar una poción para destruir a un grupo de fantasmales Rusíwali.
Si bien, Mulaka no tiene una curva de dificultad demasiado pronunciada, tampoco es un pasivo paseo por el parque. Desde el primer momento que puse mis pies en la zona inicial hasta vencer al jefe final, cada lucha fue un constante aprendizaje que requirió de diversas habilidades y mi dominio del control. Todo lo anterior, consolida un combate justo para ambos lados, en la mayoría de las situaciones.
Independiente de si estaba o no dentro de un combate, siempre me vi rodeado de un vívido entorno, compuesto de figuras simples pero bien elaboradas y acerca de las cuales describiré en el próximo capítulo.
Una belleza gráfica nacido de las limitaciones

Mulaka

El aspecto visual de Mulaka, es producto de la técnica de modelado conocida como Low poly. Ésta recibe su nombre, por la mínima cantidad de polígonos para darle forma a los personajes y al escenario. Si bien algunos podrían argumentar que la escueta apariencia, le resta valor a este título independiente, yo opino lo contrario. El equipo de Lienzo ha logrado crear un universo que se siente vivo, a partir de los elementos tridimensionales más básicos.

Un ejemplo de ello son los cristales mágicos que recolecté, antes de cada batalla contra los jefes. Su rojizo brillo resplandecía sin importar si me encontraba en medio de una oscura cueva, sobre una montaña a la mitad de la noche o debajo de una duna en el desierto. Además el hecho de que todas las superficies tuvieran el mínimo de texturas, realmente ayudó a la plataforma en dónde lo estaba jugando sin tener que esperar un largo tiempo a que cargara el mapa, un aspecto que agilizó mi ritmo de juego y ayudó a que lo disfrutara más.

Además la paleta de colores y los efectos en postproducción, hacen que los objetivos principales y el camino a seguir resalten a plena vista. Estas características me guiaron de forma intuitiva en cada mapa, sin la necesitad de tutoriales molestos o forzarnos a seguir un camino determinado.

Yo soy de esas personas que les molestan que a uno como jugador, lo traten como un tonto o como si uno no pudiese reconocer la información presente en la pantalla. Afortunadamente la entrega de Lienzo nunca me subestimó, dándome sutiles pistas de hacia dónde dirigirme, cómo resolver un problema o enfrentarme a un enemigo, sin necesidad de molestarme con mensajes textuales, flechas, punteros u otros indicadores demasiado explícitos.

Mulaka

Es más las zonas explorables no cuentan con un mapa dibujado, porque simplemente no lo necesitan. El diseño de niveles está tan bien realizado, que si bien en algunos momentos me perdí, pude volver fácilmente al sendero principal rápidamente y al explorar la majestuosidad de los paisajes, sólo me detuve para apreciarlos más.

Otra de las ventajas del Low poly implementado en Mulaka, es que cada uno de los aliados, enemigos y objetos que rodean al protagonista es fácilmente identificable, un factor que ayuda bastante al momento de interactuar con ellos. Gracias a las simples pero efectivas características de Mulaka, pude conocer cuáles criaturas o artefactos me ayudaron en la travesía y cuáles fueron un obstáculo.

Con todas estas características gráficas nacidas del Low poly, el developer de Chihuahua demostró que no necesitas un enorme presupuesto para crear una odisea visualmente impactante.

 Además para aderezar la belleza de su contenido visual, este videojuego mexicano cuenta con una gran banda sonora compuesta con un sinfín de instrumentos y con una pasión que se siente, desde el inicio hasta el final de esta experiencia interactiva.
Los sonidos de una cultura milenaria

Un aspecto que complementa las horas de diversión en Mulaka, es su música compuesta principalmente de instrumentos de percusión y de cuerdas. Además los temas musicales se acompañan con instrumentos de viento, en un segundo plano.

Los ritmos que se escuchan en cada zona, reflejan la situación en la que se encuentra el protagonista. Por ejemplo cuando el chamán está recorriendo una cueva o una villa, los acordes son tranquilos y lentos. Caso contrario sucede al enfrentar a las criaturas salvajes, instante en el cual las tonadas se vuelven rápidas y connotan la energía de la batalla.

Como jugador, fui testigo de cómo la música jamás se volvió monótona y pude disfrutarla una y otra vez, sin importar la situación en la que me encontrara. Aparte su pegajosos ritmos y sus melodiosos sonidos, me hicieron desear por tener el soundtrack físico en mis manos; así de memorable es la música de Mulaka.

De igual manera, la banda sonora no se limita a imitar los sonidos del México precolombino, pues los artistas incorporaron instrumentos modernos o que no existían en Aridoamérica: guitarras, violines, triángulos o flautas dulces. Tal fusión entre lo viejo y lo nuevo, enriquece la experiencia al jugar este título y va acorde con el sutil mensaje del juego sobre respetar nuestras tradiciones, pero sin estar atados a ellas.

Otro elemento positivo, es la música dinámica de Mulaka. Lo anterior quiere decir que, dependiendo de lo lejos o cerca que nos encontremos del objetivo principal en cada zona, diversos ritmos o instrumentos se agregarán o desvanecerán gradualmente. Por consiguiente, la banda sonora se vuelve una guía auditiva para el jugador y un complemento para el gameplay, además de cumplir con el apartado estético.

Sin embargo,  también hay que admitir que además de sus aciertos, esta entrega también contiene ciertos detallitos que operan en contra de su disfrute.
Nada es perfecto en la tierra de los ancestros

Mulaka

Uno de los desaciertos que encontré en Mulaka, es su sistema de fijación de objetivos, el cual se realiza de manera automática. El problema de lo anterior es que el usuario, no puede elegir libremente a cuál enemigo se enfocarán los ataques cuerpo a cuerpo.

En consecuencia los encuentros con múltiples adversarios, se volvieron una pesadilla ocasional para mí y fueron un caso de frustación innecesaria. Sentí que por momentos la dificultad del juego se había incrementado artificialmente, algo que ya no dependía de las reglas del propio juego o de mis habilidades como usuario.

Otro detalle negativo es que en algunos lugares del mapa, la presencia de paredes invisibles es bastante evidente. Esto interrumpe la inmersión que el jugador, esta teniendo al momento de la exploración. Cada vez que corría libremente por los ecosistemas y me topaba con estas murallas, la ilusión de estar en un mundo vivo y cambiante se rompía, sobre todo en ambientes como el desierto o los bosques de montaña.

Mulaka

Aparte, si bien Mulaka cuenta con un modo fotográfico en su versión de PlayStation 4, éste sólo es accesible cuando nos encontramos con un enemigo por primera vez. Personalmente considero la limitación previa como una oportunidad desperdiciada, ya que muchas bellas imágenes se pudieron haber sacado a partir de los paisajes, o de las interacciones del protagonista con otros personajes. Dado que este juego mexicano es muy bello, el uso de un modo fotográfico mejor implementado, pudo haber resaltado aún más su apartado estético y otras de sus virtudes, como su buen diseño de niveles.

Pese a ello la existencia de estos defectos, es mínima a comparación con todos los aciertos que el developer mexicano, logró conseguir tras finalizar el desarrollo de Mulaka.

Calificación: 8.5

  • Una historia que hila el camino del héroe con sus habilidades visualmente impresionantes.
  • A pesar de que el apartado gráfico es simple y recurre a pocos elementos, cada uno en pantalla es fácilmente identificable y estéticamente bello.
  • Los mapas inspirados en la geografía mexicana, son tan bellos como misteriosos y su buen diseño de niveles, alienta la exploración de forma intuitiva.
  • La banda sonora no sólo cumple con su objetivo estético, también se agrega sutilmente al gameplay.
  • Los aspectos de la cultura tarahumara, se reflejan en la experiencia de juego pero también dan cabida a la creatividad y a una experiencia divertida.
  • Un divertido juego realizado a partir de un equipo muy pequeño, el cual tuvo que pasar por muchos obstáculos para terminarlo y entregarlo en varias plataformas.

  • El sistema automático de fijación de objetivos, no siempre es el más optimo para el combate.
  • En algunas partes del mundo, las barreras invisibles son muy obvias y rompen la experiencia de juego.
  • El acceso al modo fotográfico, se limita a pocas situaciones frente a nuestros adversarios.
Un gran paso en la industria mexicana

Hace casi 6 años, unos jóvenes originarios del estado de Chihuahua, comenzaron un proyecto cultural relacionado con el grupo indígena de los tarahumaras. Poco a poco, los chicos comenzaron a tenerle cariño a esta iniciativa y comenzaron a convertirlo en un proyecto cada vez más ambicioso.

Después de investigar muchos aspectos clave relacionados con el grupo de los rarámuri; una campaña fallida en Kickstarter; lograr su financiamiento con inversionistas privados y varios años en su producción, Mulaka finalmente consiguió desarrollarse para PC, PlayStation 4, Xbox One e incluso, Nintendo Switch.

Tras valorar todos sus aciertos y tomar en cuenta sus pequeños fallos, me di cuenta de que este juego ofrece una divertida aventura, a quienes deseen darle una oportunidad. El buen diseño de sus escenarios y personajes, le brindan a esta entrega independiente una esencia propia.

Mulaka

Así mismo las habilidades del Sukurúame, así como las características de sus aliados y adversarios, son un reflejo evidente de la cultura tarahumara. Al mismo tiempo las fuentes detrás de su inspiración, se combinan con la creatividad y las ideas concretizadas por los miembros de Lienzo.

También es considerable la jugabilidad de esta entrega, misma que es respaldada por una dinámica banda sonora. Cada uno de los acordes, tonadas e instrumentos, acompañan efectivamente lo que ocurre en pantalla. Lo anterior, hace que los todos los momentos se sientan únicos.

En conclusión, Mulaka no sólo es un videojuego bien logrado, pues el resultado final de su producción es un paso muy significativo, para el desarrollo de videojuegos a nivel nacional y definitivamente, si el estudio sigue puliendo la experiencia lograda en este proyecto, definitivamente le espera un futuro brillante.

Facebook Comments
Total
0
Shares
0 Share
0 Tweet
0 Share
0 Share
0 Share
Previous Post
Tributo a la tragedia

Equipo de Overwatch rinde tributo a las víctimas del tiroteo de Parkland

Next Post
PAX

El organizador de PAX, se adueña de varios sitios de videojuegos

Related Posts